Según Jessica, asegura que para vencer sus miedos realiza aventuras extremas. Así fue como un día, se atrevió a bucear con tiburones blancos, en Providencia. Una experiencia que terminó con una herida provocada por una medusa, que le obligo a ser rociada con orines:

“Buceamos con tiburones blancos en mar abierto. Hicimos inmersión a las 5 p.m., y yo solo pude durar 5 minutos porque, literalmente, casi me chupo el tanque cuando vi a estos animales tan hermosos, imponentes y majestuosos. Cuando subí a la superficie me picó una medusa en el brazo. Quedé adolorida, y para aliviarme me rociaron orines (risas)”, dijo Jessica.

Además de esa experiencia, la presentadora relató la ocasión en la que se lanzó en paracaídas en Cartagena. Recordó que experimentó una sensación sofocante porque no podía respirar mientras estaba en el aire.



“Me lancé en paracaídas, lo hice en Cartagena y fue una experiencia espectacular. Estábamos a 10.000 pies de altura, y aunque tenía muchísimos nervios, al mismo tiempo quería hacerlo. Durante el descenso me quedé sin aire durante unos 4 segundos, no podía respirar porque me entraba demasiado viento a la nariz. Opté por tomar posición de tortuga y le dije a Dios: ‘Por favor, yo no me quiero morir aquí arriba, permíteme respirar y disfrutar’, y al final caímos superbien. Es algo que le recomendaría a todo el mundo. ¡No se cohiban y háganlo!”, narró la presentadora en la revista Vea