Cómo cuidar la pintura de tu auto

Cuidar la pintura de un auto es una de las mejores formas de mantener su buen aspecto durante todo el año. Para proteger la pintura es recomendable lavar el auto con regularidad así como pulir y encerar de vez en cuando para mantener una mejor protección frente a la suciedad y otros elementos del exterior. En esta nota ofrecemos algunos consejos de la comparadora de seguros de auto Compara en Casa para ayudar a realizar estas acciones de la mejor forma posible.

Lavar el auto con precaución

En primer lugar hay que asegurarse de contar con los materiales adecuados: un balde en buenas condiciones, un trapo o un cepillo suave, un producto de limpieza adecuado y agua. Realizar un lavado periódico de tu auto lo mantiene limpio de polvo y suciedad así como de cualquier resto de grasa o residuos que se van acumulando durante la conducción.

Es aconsejable empezar desde el techo del auto e ir bajando. Evita utilizar jabón para ropa u otros productos para la casa, estas sustancias no son adecuadas para la pintura y pueden dañarla. También debes asegurarte de realizar un buen aclarado de forma que los restos de suciedad y jabón no se sequen sobre tu auto.

Secar el auto a la sombra y con elementos suaves

Aunque los túneles de lavado automático son muy cómodos de utilizar, para cuidar al máximo la pintura lo ideal es hacer el lavado y secado de forma manual. Para esta tarea puedes utilizar una toalla absorbente que permitirá secar el agua y eliminar cualquier resto de suciedad de la superficie de tu auto. Lo mejor es hacerlo en un lugar fresco y a la sombra para prevenir que el sol produzca un secado demasiado rápido.





Revisar los productos que se utilizan

Después de lavar y secar tu auto completamente, es el momento de repasar los detalles para conseguir una limpieza completa antes de encerar. Hay que tener en cuenta que siempre quedan algunas partículas pegadas que solamente se irán con algún producto especial. Pero hay productos especiales que tienen componentes corrosivos que podrían dañar la pintura con su uso prolongado. Antes de usar estas soluciones conviene leer cuidadosamente como utilizarlas para evitar sorpresas desagradables en la pintura. Y si tienes alguna duda seguramente conviene consultar antes con un profesional.

Encerar el auto

Cuando el auto ya se ve reluciente, el último paso en el cuidado de la pintura consiste en encerar. Esta operación es suficiente que se realice cada tres o cuatro meses. Aplicar la cera es relativamente sencillo y puede hacerse mediante un trapo de microfibra o con un accesorio abrillantador. Antes de pulir debes dejar que la cera se asiente en la pintura. Para ello hay que seguir las recomendaciones del producto. Posteriormente deberás pulir toda la superficie del auto con movimientos circulares.

Estas sencillas acciones aseguran un perfecto mantenimiento de la pintura de tu auto en condiciones normales. Si la pintura se ve expuesta a daños más importantes, como golpes o quemaduras, lo más recomendable es acudir a un profesional para determinar las soluciones más adecuadas en tu caso.