Puntadas Maestras

Compartir

Puntadas Maestras

Ingresar en el taller de diseño de modas de la profesora Deyanira Ordoñez es caminar por un mundo donde el conocimiento empírico del estudiante, la creación, el diseño y el buen humor de la “profe” se ven reflejados en la puntada, en el corte de telas, pero sobretodo en el espíritu de ser maestra, pues según sus palabras: “Yo muero por ser profesora”, le interesa enriquecer el alma por medio del compartir con el alumno, pues ellos le dan ideas tan sorprendentes que contribuyen a que esa imaginación vuele sola y quede plasmada en un boceto, que es único.

En su taller son diez o quince personas dirigidas bajo su mirada pedagógica, la cual permite despertar ideas, energía y juventud, las cuales no solamente permanecen en el esquema del proyecto inicial, sino que traspasa ese modelo sobre el papel y cobra vida al ser reflejo de la personalidad de quien lleva la prenda, y de allí se da paso al prodigio del arte llamado diseño de modas, toda esa instrucción ha quedado grabada en la existencia de sus discípulos, quienes ven en la profesora Deyanira no solo un ejemplo de proyección del talento sino también un espejo para descubrir al ser humano y proyectarlo bajo los parámetros de la moda, punto de iluminación para un estudiante creador que a su vez tendrá la oportunidad de convertirse en tendencia a través de un desfile a realizarse el próximo 30 de septiembre.

La perseverancia es la virtud que permite lanzar el conocimiento a través del la confianza, básicos para generar un verdadero capital humano, el cual abre las puertas para que este arte del diseño de modas permita soñar y dar paso a la inspiración.

No solo la nota numérica es el resultado del aprendizaje o la valoración de la enseñanza sino que factores como el ímpetu evaluados a partir de la teoría y del producto establecen el esfuerzo y el compromiso del estudiante con esta carrera anota la profesora Deyanira.

El arte de una buena enseñanza, el convencimiento propio y la creación son elementos que bien encaminados conducen a dar puntadas firmes en el oficio y en la capacidad de convertir el diseño de modas en un verdadero fundamento humano.