mochileros

Mochila y cantar, compañeros para dar vida a un sueño

Al pasar junto a la oficina de turismo departamental, siempre el cantar de una pareja, ella, argentina y el pastuso alegra ese paso bajo los acordes musicales de milongas, tangos y música folclórica evocando con esta última la pampa, esta joven llamada Tatiana Barreiro es una mujer de 27 años, de hermosas facciones y con una sonrisa cálida que invita a cada transeúnte a detenerse y dejarse seducir bajo una voz suave, que enamora.

 En diciembre de 2015 decidió venir a Colombia y como buena amante del camino y los retos que su transitar conlleva inició su travesía  hasta llegar a Ipiales, eso fue   “reloco” apunta Tatiana y lo que más la alentó a pararse firme y empezar a cantar en la terminal de esta ciudad fue la calidez de la gente y el destino, gran compañero en este reto la llevó a  interpretar mucho tango.

A Pasto llegó sola, ya corría el mes de marzo 2016  y en ese  tiempo, se dio cuenta que el paisaje de la misma, el ser considerada una ciudad intermedia y sobretodo el poder “escapar” a la zona rural la convencieron de permanecer aquí, además el amor tocó a su puerta  y al abrirla encontró en Jorge un compañero dispuesto a acompañarla.

El primer día en Pasto fue un paso más en su aventura ya que también llegó al terminal y  allí daría  un nuevo concierto y por avatares de la vida encontró el Hostal Guachalez donde conoció a Jorge y gracias a su tía llamada Martha, quien fue su “manager, le presentó a todas sus amistades quienes siendo solidarios con la argentina le dieron buenos consejos de donde tocar y de música colombiana, un club de salsa fue su segunda presentación, y después el escenario de la Universidad de Nariño y su programa de Música la recibió  y junto a los estudiantes, cómplices de esta aventura “le siguieron la cuerda”  y la acompañaron en su cantar porque su filosofía es que la música arrastra .