5 Remedios naturales para una piel sana

1. Máscara de Avena: Necesitas solo dos cucharadas de avena, una de bicarbonato de sodio y un poquito de agua. Lo mezclamos todo bien consiguiendo una especie de crema. Lo importante es que quede una pasta espesa que podamos aplicar en nuestra piel. Una vez aplicado, hazte unos masajes circulares para exfoliar y eliminar células muertas, durante al menos 15 minutos. Después, aclara con agua tibia. ¡Verás qué bien te va!

2. Te verde: Un remedio excelente para suavizar y activar nuestra piel. Muy adecuado para hacer por las mañanas o por las noches, limpiando así muy bien nuestra piel y favorecer nuestra circulación. No tenemos más que preparar una taza de té verde, con dos bolsitas. Una vez haya llegado a ebullición y reposado, ponlo un ratito en el refrigerador. Cuando esté frío cogemos un algodón y nos lo pasamos por toda la piel del rostro, notarás un alivio inmediato y la piel más tonificada.

3. Agua de Romero: No tienes más que hacer una infusión con tres ramas de romero con medio vaso de agua. Deja que llegue a ebullición y añade tres cucharadas de miel. Cuando aún esté tibio -no caliente- aplícatelo con un algodón o una pequeña compresa en el rostro, dejando que actúe al menos durante 15 minutos. Después, enjuaga con agua y aplícate una crema hidratante. Te irá muy bien para las pequeñas manchitas causadas por los constantes cambios de clima.

4. Máscara de yogur y limón: ideal para puntos negros, necesitas más que dos cucharadas de yogur natural y una de jugo de limón. Hacemos una mezcla bien homogénea y la aplicamos en esa zona más crítica. Deja actuar unos 20 minutos y después, aclara con abundante agua. Si lo haces cada día verás los resultados.

5. Rosa Mosqueta: para cicatrices e imperfecciones de la piel ¿Qué hacer para que vayan despareciendo poco a poco? Un tratamiento ideal es el aceite de rosa de mosqueta. Puedes encontrarlo fácilmente en tiendas naturales e incluso perfumerías. No es muy caro y puedes encontrar tanto cremas, como el clásico aceite de rosa de mosqueta. No tienes más que ser constante y aplicarte con un algodón cada día ese tratamiento, efectuando un pequeño masaje para reactivar la circulación y consiguiendo así que el aceite llegue bien a la epidermis. Día a día y siendo constantes notarás como las cicatrices se van atenuando.

Tomado de https://sumaleaf.com/