LGBTI, Constructores de Paz

Con el propósito de dar a conocer que la población LGBTI dice sí al plebiscito, Laura (nombre cambiado) una de las activistas  de este movimiento  creó una nueva estrategia de comunicación para soportar esa afirmación. Ésta consiste en  guiar a las personas quienes no están enteradas qué puntos se han negociado en La Habana. La iniciativa está basada en que un grupo como éste  busca incorporarse al tema crucial de la paz, a pesar de ser considerados históricamente como una población marginada y excluida.

Esta estrategia es una red  que inició con trece miembros y hoy en día son ciento sesenta en todo el país, están constituidos y fortalecidos mediante la técnica “bola de nieve” o voz a voz y están  registrados en una base de datos. Este proceso está orientado hacia la implementación de una pedagogía de paz y  se visualiza en acciones concretas  dadas a partir de una sana competencia.  Para Laura, paz es poder salir libre a las calles sin que la señalen por su condición de mujer transgénero, es poder  abrazar a un amigo  y con estos criterios continúa, ese anhelo de todo colombiano que es vivir en paz  se va a reconstruir después de que se firmen los acuerdos  y de esta manera sintonizarse en esa buena práctica  donde el ejemplo  educa.

Antes de pensar en esta estrategia, el camino  a seguir para sentar precedentes ante una situación problemática y ciudadana como fue la protesta para defender la familia frente a la política de instalación de una ideología de género por parte de la Ministra de educación Gina Parody, la respuesta  fue generar procesos de movilizar  gente y realizar plantones, pero según el pensar de la protagonista de este escrito este proceder es errado porque genera resistencia representada en arengas y éstas solo son retórica, se exponen pendones y pancartas  que tienen frases ofensivas y crueles,  por ejemplo en esta última movilización se leía: Prefiero un hijo muerto a que sea marica”

Frente a esta típica expresión  ciudadana, (movilización, plantón, pancartas) la comunidad  LGBTI apunta  que hay cosas mucho más interesantes por realizar para solucionar  una situación coyuntural como en el momento es decidirse por el sí o por el no para aprobar el plebiscito, por ello habla de un ciclo paseo y como éste es generador de paz porque se rompen imaginarios sociales.

Otro ejemplo lo constituye  montar en bicicleta,  ya que el sudor que este ejercicio genera, el beber un vaso de agua  para hidratarse a la vez que son comunes a todos  son también pautas de comportamiento humano que buscan crear espacios y a la vez impiden que esos  estereotipos de marginamiento  se sigan dando, independientes de donde  provienen es decir, no interesa si es  una mujer o un hombre, en todo caso  genera violencia porque justifica la muerte a razón de ser bisexual, gay u otra condición.

La firma de un tratado de paz no logra en sí este hecho  puntualiza la activista, pero si abre las puertas para la reconciliación con la justicia social como bandera.