Conozca los nuevos lenguajes en la sexualidad de las mujeres y los hombres pastusos

Compartir

Conozca los nuevos lenguajes en la sexualidad de las mujeres y los hombres pastusos

Por María Eugenía Riascos

Cotidianamente las relaciones de pareja  pasan por diferentes pruebas sea en el matrimonio, la unión libre y el noviazgo, muchas de éstas  tienen su origen  en la actitud, en el pensamiento entre hombre y mujer.  Para tener mayor claridad sobre el tema, Nariño.Info consultó el criterio profesional del Doctor Luis Carlos Rosero García, Psicólogo de la Universidad de Antioquia, especialista en educación sexual y magister en EtnoLiteratura.

En primera instancia, es importante establecer el concepto diferencial entre el afecto masculino y el femenino, éste  se da a partir de estudios en biología, pedagogía y medicina, desde antaño se caracterizaba al hombre  de acuerdo  con su  actividad, o por el hecho de  ser el proponente o quien decide a nivel afectivo y erótico y  la mujer representa el rol pasivo de recepción y sumisión, pero hacia la década de los 60’ esa percepción cambió  porque hicieron parte del mismo aspectos como la revolución sexual, la píldora anticonceptiva  y se enfocó hacia la sexualidad no solo referido a la relaciones íntimas sino que también es un asunto de tipo político que busca ser reivindicado por medio del amor .

Toda esa revolución sexual dio vía a que cincuenta y seis  años después  debe pluralizarse los dos términos guías de este artículo: masculinidades y feminidades porque no hay una sola concepción de mujer ni tampoco de hombre apunta Rosero, hay mujeres ligadas al campo doméstico y conservador, pero otras tienen una ideología bastante liberal que combinan trabajo y hogar y hoy en día el hombre es tal vez más tolerante, pues ya la virginidad no es un asunto para estigmatizar a  la mujer como un ser  casto sino como alguien que tiene derecho a su sexualidad, aunque obviamente hay sus excepciones .

Lea también:  La enfermera Urdanivia, una pastusa dedicada a conservar la vida, aliviar el sufrimiento y fomentar la salud

El amor, la sexualidad y la diferencias claves en la relación hombre-mujer
El amor, la sexualidad y la diferencias claves en la relación hombre-mujer

Fruto de ese entendimiento hombre-mujer, el amor ha dado paso al poder  y de ahí a las políticas amatorias especialmente en las damas, elemento que en la sexualidad de la mujer de estos tiempos se manifiesta en  ocupar la posición  que por años fue exclusividad del varón  porque ellas también quieren tener don de mando y por ello es un discurso político, frente a este nuevo actuar algunos hombres “han salido corriendo”, es decir huyen de sus propios miedos, se apartan, reflexionan  y  como salida al conflicto buscan la fémina tradicional, pero en contraposición a estos planteamientos también hay que analizar que a la mujer fuera del sexo  le gusta ser amada y el hombre muchas veces solo vive la sexualidad en términos de penetración y erección y olvida el sentimiento.

Lea también:  Vivencias de un Corregidor

Se trata de que la pareja sea un binomio que orientado por las diferentes dinámicas de comportamiento que van mucho más allá de lo conyugal  habite en todos los espacios que competen al hogar, En Pasto, las mujeres también están expresando nuevos lenguajes y discursos del amor, hay unas nuevas semióticas de ese sentimiento, en la actualidad los hombres ya lo están asimilando mediante el entendimiento de que hay una mujer que propone, que plantea nuevos encuentros amorosos, en síntesis el Doctor Rosero plantea que es una mujer mucho más interesante y el varón debe olvidarse de rotularla como lanzada, más la realidad indica que ciertos hombres no se sintonizan con esta nueva  melodía.

Toda aquella vivencia diaria de la pareja tiene su máximo clímax en el lecho  sustentado por situaciones como un buen almuerzo, una grata conversación, entonces  todo ese ambiente de bienestar va a repercutir en un contacto sexual edificante, pero si por el contrario hay una secuencia de malos tratos, problemas, todo ello al terminar el día podría pretender solucionarse en el tálamo nupcial, según el especialista es un error y son “pañitos de agua tibia”  manifiestos en un analfabetismo sexual. Obviamente incluye hombres y mujeres.

Lea también:  FILOSOFÍA DE CONVIVENCIA

Una vez argumentada la diferencia afectiva entre los dos sexos es importante  dar a conocer  algunos aspectos divergentes, el primero está dado  porque a los hombres  les molesta  que no respeten su espacio, frente  a éste, el Doctor Rosero explica que el hombre ha sido tradicionalmente el de la posición, el dueño de los territorios y si una mujer llega a mover algo, él se va a sentir ofendido porque es un ser de muchos símbolos como por ejemplo  el caballo que representa la figura fálica, es decir si se pierde la masculinidad o virilidad lo mínimo que se puede tener es dominar los espacios, ello ya atañe a la parte cultural .

Con relación a los celos, antes solo las mujeres eran objeto de este sentir y era  “permitido” social y penalmente que el hombre mate a su mujer porque  este es un asunto de honor y que además la ira e intenso dolor lo justificaba.

El arreglo y la presentación femenina es un factor que atrae o distancia el normal transcurrir del amor, porque muchas veces las damas  exageran y ocupan  gran parte del tiempo  en esta actividad y los hombres frente a  esto argumentan que ellos solo necesitan mínimo quince minutos. El Psicólogo, sobre este punto anota que  esa demora está sustentada  en querer  agradar no solo a la pareja sino también a otros hombres y él percibe en otros varones el posible rival.

Lea también:  El trajinar de una Gobernadora Indígena

Abordando otro factor de divergencia entre los sexos se puede hablar de que a la hora de comprar los hombres son más de  elecciones certeras y las mujeres tardan más  en tomar decisiones a la hora de adquirir un producto.

A la hora de ayudar en el hogar  la tradición y las costumbres de antes pesan pues desde años ese rol de cocinar, lavar y otros menesteres domésticos han sido ejercidos por las mujeres, Rosero indica que el hombre no ha sido preparado para esas tareas a pesar de que en la actualidad, claro una minoría se dedica a las actividades culinarias  como los CHeefs.

Las mujeres después del encuentro sexual  buscan el abrazo, la caricia, mientras los hombres creen perder virilidad, pero todo esto hace parte de los imaginarios instaurados en la formación.

Para cerrar estas diferencias es importante reinventarse en pareja, descubrir cosas nuevas, nutrir el alma, hacer una nueva historia sexual, jugar con el cuerpo, tener contacto autoerótico, si estos factores no se tienen en cuenta se genera bloqueo y la mente, principal capitana del amor debe dar “el permiso” para sentir, además es necesario borrar creencias equivocadas, eliminar experiencias traumáticas  pero todo este criterio profesional permeado bajo una filosofía y un  lenguaje de amor.