Las damas floristas, historia de mujeres pastusas para el mundo

Por María Eugenia Riascos

Cuando el primer resplandor de la aurora aparece  María Cristina Pérez  inicia  una nueva jornada aromatizada con  el delicado perfume  de las flores,  claveles , pompones, cartuchos despiertan  con los primeros albores  desde hace 25 años cuando esta mujer, cabeza de familia  hizo de la venta de éstas un soporte para su hogar.  “Con este negocio he sacado a mis dos hijas adelante,  les di colegio, universidad, lo importante es saber manejar el día  a día  y la sensatez está en que si alcanza para una cosa no alcanza para otra, se priva de ciertos privilegios, pero a Dios gracias hemos salido adelante”  anota María Cristina.

El mercado de Los Dos Puentes es el escenario  donde  los versos del insigne literato barroco  Pedro Calderón de La Barca  cobran vida  a través de las historias narradas por esta dama florista. Dice Calderón:” Al florecer, las rosas madrugaron”  así ella ha visto brotar amores, felicidad, entrega y compromiso, testimonio emergido de las almas y corazones que encuentran en la rosa roja el símbolo del amor, pero  sus ojos también  han contemplado  el envejecer del espíritu  como sigue diciendo el también sacerdote  católico  al contemplar  que algunos de sus clientes tal vez por desamor, tal vez por desilusión no volvieron y la vendedora dejó de verlos  y comprobó al mismo tiempo  que la cuna y el sepulcro del amor  en un mismo  botón se hallaron como termina el poema del escritor español.

Lea también:  El Volcán Galeras, mito de la historia y la ciencia de San Juan de Pasto

Enamoramientos, matrimonios, regalos entre esposos e hijos  se  han iluminado bajo el candor de una flor, “gracias a usted me casé”, “soy feliz por la flor que usted vendió y llegó a mis manos”  Todas esas dulces palabras son música para los oídos de Cristina  revertidas en satisfacción.

Y continuando con el amor, inspirador de los más nobles sentimientos,  la rosa es la reina  y la más solicitada de las flores  a la hora que el corazón palpite  y deje a su paso anhelos, afecto y  ternura, pero no hay que olvidar las espinas   que por más hermosas y elegantes que las rosas  sean,  doña Cristina  siente el punzar de éstas  en la subida y bajada del dólar porque estas maravillas naturales vienen provenientes del Ecuador y la verdad es  confirmada  aún más por  Doña Cristina  al expresar : “no nos  podemos casar con un solo precio”    y la realidad apunta a que  la rosa siempre se mantiene cara, entre $500 y $ 1000 la unidad.

Lea también:  La joven pastusa que creó detergentes líquidos biodegradables

Al ser preguntada por las razones por las cuales  la gente de Nariño  compra flores, la respuesta afortunada ya no es  esperar que la persona se muera para irle a dejar ramos o solo para ocasiones como el día de la madre, hoy en día todo acontecimiento es propicio para agradar con una flor.

Como todo en la vida y en el transcurrir del tiempo las cosas cambian  y en el momento actual  las mujeres conquistan a sus enamorados con flores  y eligen colores llamativos como naranja y amarillo, aunque  el papel  de Juan Tenorio seguirá siendo  ejercido por los hombres quienes al caer de hinojos frente a  las mujeres  y con la compañía de una flor  declararán  bellos sentimientos  al tener en frente la fragilidad de una rosa y  la delicadeza de una mujer, si lo contrario llegara a ocurrir  es decir  lastimar una flor o una mujer , la sonrisa de la fémina desaparecerá y llevará por siempre la tristeza en su mirada.

Lea también:  El legado ancestral de las Melcochas de la Unión-Nariño

Y como la rosa ha sido nuestra protagonista no por desconocer la beldad de las demás flores sino que por su variedad de colores los significados y los símbolos aparecen, por ejemplo blanca evoca la pureza, la roja amor, la amarilla fortuna, la rosada amistad y la rosa verde es paciencia.

María Rosa Chaucanez  es otra mujer, ejemplo de este mismo  trabajo en Los dos puentes, “soy Madre cabeza de familia, llevo 40 años, de  sábado a sábado en esta actividad y por eso   las ventas van creciendo” porque al igual que doña Cristina las flores han sido el  sustento de sus hijos, por esta razón para ella una flor es todo, encierra tantos significados: amor, amistad, prosperidad y paz.

 Qué  ha cambiado en ese universo de las flores?  Doña María responde con esa sabiduría que caracteriza a aquellas personas que saben a cabalidad su oficio: “ las rosas eran diferentes, habían pomas,  ya no las traen, las ven feas, antes se vendían hortensias y la gente añoraba las flores silvestres como el diente de león” y al hacerle la misma pregunta que a doña Cristina sobre la relación entre mujer y flor su voz no titubea al decir a la mujer y a la flor se las acaricia, se las besa, se aspira su aroma y sino las palabras de su hijo lo confirman “A una mujer,  una rosa, con ella queda “matada” y el amor permanecerá perenne  y al momento de la declaración la respuesta será sí.