Utilizó una paila de cobre, hielo, sal marina y pulpa. Lo que hizo cautivó a miles

Por C.S. Patricia Montilla

Con más de 61 años de tradición la heladería Santiago es una de las más representativas en Pasto, lugares que se rehúsan a morir con el pasar del tiempo, y que por el contrario mantienen viva su historia, la misma que hace estremecer a don Fabio Arturo Rosero Riascos, quien a sus años, cuenta con el mismo entusiasmo sus orígenes que los vivencio desde niño, “todo se remonta hace 63 años donde mi padre Benjamín Rosero y mi madre Isabel Riascos, atendían en su pequeño restaurante por la plaza del carnaval, a un grupo de ingenieros españoles que venían a construir las vías en Nariño y fue uno en especial quien traía consigo la fórmula de los tradicionales “helados de paila”, mi padre como persona entusiasta le tomo la idea y consiguió rápidamente lo que se necesitaba para prepararlos, como: la paila de cobre, hielo, sal marina y pulpa de frutas” dándole vida consistencia y sabor a los helados que jamás se habían probado en la ciudad, de igual manera consiguió la casona de Santiago donde monto su primera heladería la de ayer, hoy y siempre”.

Lea también:  El legado ancestral de las Melcochas de la Unión-Nariño

Receta que desde ese entonces ha deleitado a propios y extraños en toda la ciudad de Pasto, convirtiéndolo en uno de los sitios obligados a visitar por los turistas; reinas de belleza, actores, presidentes y personajes de talla internacional han pasado por este lugar y que aún conserva sus instalaciones igual que hace 61 años.

Esta tradición arraigada, ha motivado a las nuevas generaciones por lo que pretende expandirse a nivel nacional e internacional, pues la demanda de su selectiva clientela solicita llevar el secreto de su sabor a las colonias pastusas ubicadas en Cali, Bogotá, Medellín, Ecuador y Europa, sin temor a ningún tipo de competencia, por su inigualable sabor 100% natural.

Lea también:  Comunicador nariñense y su terapia para vencer la timidez

“Mis mejores momentos los he pasado aquí, conocer artistas como “el trío los tres Reyes” y muchas personalidades más hacen que el sueño de mi padre siga vigente por siempre, pues será tarea de mis hijos y demás familiares  continuar con el legado del tradicional y delicioso helado de paila del parque Santiago”.