Pronunciamiento de Pedro Vicente Obando frente a la grave crisis social en Pasto

Hemos vivido durante los últimos meses movilizaciones sociales que buscan reivindicar mejores condiciones de vida y trabajo como el actual paro camionero, cuyos impactos son mayores en la frontera sur colombiana.

A nivel interdepartamental y con el Ecuador se encuentra inmovilizado buena parte del transporte de carga. Este hecho genera altos precios y escases de alimentos en centros de mercadeo y el comercio en general. La distribución de productos en la ciudad a minoristas, tiendas y hacia los sectores rurales es difícil, costosa e insegura. De otra parte se presenta un desabastecimiento crítico de los combustibles.

La pérdida de productos perecederos agrava la crisis de sector agropecuario, con mayor afectación a las comunidades campesinas; sectores sensibles como el trasporte público ven afectado su labor, bienestar, sus ingresos y la movilidad general de la ciudadanía.

Lea también: ¿Eliminar el subsidio a la gasolina para acabar con la escasez en Pasto y Nariño?

La falta de materias primas necesarias para las actividades productivas en la región, ha conducido a la parálisis de empresas y como consecuencia al despido temporal de trabajadores con la afectación de la subsistencia de sus familias. El suministro de medicamentos para la protección de la salud y la vida se ha complicado.

En este escenario es necesario precisar que las causas, manejo, negociación y los términos del acuerdo que logre solucionar el paro son de estricta competencia del GOBIERNO NACIONAL y las Asociaciones de Transportadores. En ese orden de ideas, como se ha informado por diferentes medios las autoridades locales realizan diversas gestiones para aliviar los efectos más graves del paro, desde reuniones con el Alto gobierno, como las sostenidas el día miércoles 6 de julio con el ministro de Transporte, hasta las gestiones y diálogos con las fuerzas vivas de la ciudad, buscando salidas para atemperar la crisis.

Lea también: A Camilo Romero se le cobra el doble por ser ‘guagua’

Todos estamos afectados y debemos evitar agravar el conflicto en nuestra propia casa, nuestro Pasto, para ello es necesario conservar la cordura y armonía entre ciudadanos y autoridades. Evitemos el aprovechamiento de la crisis para satisfacer intereses particulares, económicos o políticos, como corresponde a una comunidad educada y formadora de valores.

Respetuosamente solicitamos a las partes en conflicto permanecer en la mesa de negociaciones con propuestas viables, soluciones serias y progresivas, en un ejercicio que ratifique el compromiso colectivo por la PAZ, la convivencia y la justicia social para todos. De no hacerlo, los derechos fundamentales de nuestra población, como la vida, educación, salud, trabajo, seguridad, movilidad y el bienestar ciudadano estrían siendo vulnerados.

Lea también: Las cosas que olvidaron resaltar los taxistas en la protesta en Pasto

Necesitamos del gobierno nacional acuda a medidas excepcionales como la activación oportuna de los convenios binacionales con el gobierno ecuatoriano que permitan el suministro de combustibles y suscriba convenios especiales de cooperación fronteriza para la atención en emergencias.
Solicitamos a todas la fuerzas vivas de nuestro amado Pasto sumar esfuerzos y demandar ante el Gobierno Nacional el cumplimiento de los compromisos con nuestra región, nuestra ciudad, para que la condición de frontera no sea un riesgo sino una oportunidad.

PEDRO VICENTE OBANDO ORDÓÑEZ
Alcalde Municipal de Pasto

ENRIQUE PRADO BOLAÑOS, Obispo Diócesis de Pasto; FRANCISCO ZARÁMA CASTILLO, Procurador Provincial de Pasto; GILMA BURBANO VALDEZ, Defensora del Pueblo; ERICK VELASCO, Presidente Concejo Municipal de Pasto; VIVIANA RUALES ESCOBAR, Personera Municipal; JUAN GUILLERMO ORTIZ, Contralor Municipal; EUGENIA ZARÁMA, Comité Intergremial de Nariño; FIDEL DÍAZ TEHERÁN, Presidente Ejecutivo Cámara de Comercio de Pasto; CARLOS SOLARTE PORTILLA, Rector Universidad de Nariño; CENTRALES OBRERAS, MINGA NARIÑENSE POR LA PAZ, SIMANA, ADEL.