Alcalde de Pasto pide al Presidente Santos soluciones inmediatas al paro agrario

Por Prensa Alcaldia de Pasto

El alcalde de Pasto Pedro Vicente Obando Ordóñez, pudo expresarle ayer en Ibagué, al presidente de la República Juan Manuel Santos, su preocupación frente a la situación que se ha venido generando en el municipio y en todo el departamento de Nariño a causa del paro agrario y el aislamiento de la región como consecuencia del taponamiento de vías en el departamento del Cauca.

En este encuentro que se dio en el marco de la Asamblea general de Asocapitales, el mandatario local le reiteró al presidente Santos, su solicitud de buscar prontas alternativas de solución ante la crisis que se acentúa con el desabastecimiento de combustibles y otro tipo de productos de primera necesidad en la región. Así mismo le manifestó al primer mandatario de los colombianos, la necesidad de buscar incentivos que permitan compensar las grandes pérdidas presentadas en los en los departamentos de Nariño y Cauca.

Por su parte el Presidente Santos se mostró receptivo ante los planteamientos del alcalde de Pasto y expresó que el Gobierno Nacional sigue abierto al diálogo y que sus ministros de Interior y Agricultura, permanecen en Popayán tratando de perfeccionar los últimos acuerdos con las organizaciones sociales e indígenas para lograr que estas movilizaciones se levanten.

Por su parte el alcalde de Pasto, el lunes en la noche, antes de partir a este encuentro con sus homólogos de las ciudades capitales del país, participó en una asamblea con pobladores del corregimiento de El Encano, en la que se acordó     por parte de las autoridades respetar la movilización pacífica y que ellos harían presencia en la vía solo en dos horas en la mañana y dos horas en la tarde. De igual manera se aprobó la instalación de una mesa de trabajo presidida por el secretario de gobierno Eduardo Enríquez Caicedo, quien asistirá acompañado del secretario correspondiente a la temática a analizarse. El asesor de paz del municipio Mario Miguel Fajardo, fue delegado para garantizar el respeto a los derechos humanos y para coordinar la asistencia de otros organismos como personería o defensoría del pueblo.