En Perú, referente de la gastronomía mundial, la entidad más querida por los colombianos presentó su papel en el fortalecimiento del sector de preparación de alimentos y bebidas.

En la capital de este país, el director general Alfonso Prada, tuvo a cargo la única charla magistral del Congreso Internacional de Gastronomía 2016 en la que presentó los avances del SENA en formación en el área.

“No sólo capacitamos personas para que hagan las cosas bien en la cocina, también lo hacemos en toda la cadena de producción”, explicó el ponente, agregando que “en los últimos tres años hemos formado 54 mil ciudadanos en gastronomía”.

La Institución oferta actualmente siete programas titulados y siete cursos complementarios, entre los que se encuentran Cocina, Barismo, Panadería, Pastelería, Coctelería, y Mesa y Bar.

Además, para mejorar las metodologías y currículos, se establecen convenios internacionales a través de los cuales instructores del área reciben transferencia de conocimiento en el exterior que posteriormente replican con sus compañeros.

Pero la Entidad también tiene alianzas que permiten que los aprendices accedan al conocimiento y herramientas de algunas de las instituciones y los restaurantes más prestigiosos en el mundo, como la Universidad San Ignacio de Loyola, en Perú; el restaurante Celler de Can Roca, en España; y el International Culinary Center, en Estados Unidos.

Estos convenios permiten realizar pasantías, participar en importantes competencias a nivel internacional, proporcionar certificaciones internacionales a aprendices, desarrollar proyectos de innovación y desarrollo tecnológico, hacer transferencia de tecnología y conocimiento,

“Así, mejoramos la competitividad, generamos más empleo, movemos el sector en el país. Colombia es una tierra privilegiada que conjuga la mezcla perfecta para la cultura gastronómica”, explicó Prada.

Por eso, desde las 65 sedes –a lo largo y ancho del territorio nacional– en las que la Entidad cuenta con ambientes dotados con tecnología de punta para potenciar la gastronomía, se aprovecha la idiosincrasia y las características particulares de cada región para formar a los aprendices.