Denuncia: robo a los niños en las escuelas públicas

Por Pablo Emilio Obando /  peobando@gmail.com

Resultan indignantes las imágenes observadas en un video que nos hace llegar un colaborador anónimo, grabadas en la institución educativa Sagrado Corazón de Jesús de Aguachica – Cesar-. Se puede mirar la precariedad de la escuela en la que niños entre diez y doce años reciben su refrigerio escolar en el que todo es un fraude por cuanto unas funcionarias de una operadora obligan a los niños a posar para unas fotografías; mientras una de las operadoras toma las fotografías en su celular la otra se esfuerza por coordinar una operación de engaño que les permitirá mostrar evidencias falsas ante autoridades competentes, justificando así la inversión de millonarios recursos en programas de alimentación escolar.

Lea También: 

Uno a uno los niños desfilan ingenuamente posando para la cámara, lo curioso, grave e indignante es que estos niños posan con el mismo plato de comida, se turnan para pasarse el refrigerio escolar una vez han sido retratados. En su inocencia estos niños sirven de carnada para la corrupción de un puñado de colombianos que se han apoderado inmisericordemente de los jugosos y millonarios contratos de los desayunos o refrigerios escolares. Se inventan toda clase de patrañas para robarse el presupuesto destinado a los niños y, sin rubor alguno, funcionarios se prestan para este crimen que afecta a la población infantil colombiana.

Hace algunos meses publicamos en este mismo informativo una denuncia sobre el robo del presupuesto en una escuela del municipio de Pasto. Niños de estrato uno y dos que presentan una notable desnutrición infantil recibiendo la mitad de una papa como refrigerio escolar. Las autoridades convocaron a reuniones y audiencias sin que hasta el momento se conozca de investigación o sanción alguna a estas operadoras corruptas y criminales. Afortunadamente sirvió esta denuncia para que el Ministerio de Educación Nacional y la misma Presidencia de la Republica se pronuncien al respecto logrando contener en algo esta ola de corrupción que afecta a los niños de Colombia.

Pero lejos podría estar cualquier colombiano de imaginar las triquiñuelas que se inventan estas operadoras para defraudar al fisco nacional y de paso afectar el desarrollo biológico, cerebral y emocional de los niños. A primera vista puede observarse en el video una escuela en condiciones críticas y paupérrimas pues ni siquiera cuenta con un restaurante escolar, los perros deambulan junto a los escasos alimentos y es notable la ausencia de maestros y directivos en este momento de educación infantil.

Lamentable que se juegue con el futuro de los niños, que se los condene a estas aberraciones producto de la corrupción y más aún saber y comprobar que los sindicatos de maestros brillan por su ausencia guardando un silencio cómplice ante estos desmanes que rayan con la perversidad. En anterior denuncia no se escuchó la denuncia de un solo sindicato de maestros, callaron cuando su deber era pronunciarse con vehemencia y seriedad.

Lamentable que estos niños de Colombia sean víctimas inocentes de la corrupción. Que se les tome una foto con un desayuno completo y nutritivo pero que simplemente sea para una fotografía, pues ese mismo plato debe rotarse entre los niños que hacen fila para luego únicamente recibir algo que parece un trozo de plátano con unas tiras escasas de pollo en su mano. Esto es aberrante y amerita una investigación por parte de las autoridades competentes. Ya hemos denunciado anteriormente estos atropellos sin que se sepa de sanción a operadores corruptos. Y lo peor es que esto ocurre en muchas instituciones de Colombia sin que organizaciones sindicales de maestros o directivos se pronuncien al respecto.

Esta vez exigimos sanciones ejemplares, que no se siga permitiendo este tipo de actuaciones en las cuales los niños son los perjudicados y afectados.

Voces Ciudadanas es un espacio para que nuestros lectores opinen y comenten sobre los acontecimientos cotidianos de manera libre e independiente. Esta sección no compromete ni indica el pensamiento o la opinión de narino.info.