De día habas y de noche sonadas

Compartir

De día habas y de noche sonadas

La última visita que recibí de mi madre fue acompañada de una ‘talegada’ de habas tostadas en callana, que muy cariñosamente, mi abuela me envío para la memoria y la concentración. Con una haba en la boca, recuerdo una de las frases que repetía mi abuelo al referirse a las habas tostadas en callana: “de día son habas y de noche son sonadas”. No era para menos, pues, el exceso de habas puede producir gran cantidad de gases que se hacen inevitables en cualquier momento.

También recuerdo que las habas me escudaron y protegieron de la muerte, tras brindarme un escondite del cual no salí y me silenciaron la voz para no responder. Recuerdo que son plantas que pueden crecer hasta 2 metros  y entre sus ramas surgen los tubérculos que van madurando de abajo hacia arriba. Cuando están tiernas son dulces y jugosas y, muchas veces, se echan a la ‘chara’ o se cocinan para comérselas con agua sal o ají con cebolla. Simplemente, mmmmmm, son deliciosas!

Es importante resaltar que las habas son un alimento altamente energético que hace parte de la gastronomía e identidad cultural de gran parte de los nariñenses, pues, los campesinos que hemos tenido la oportunidad de nacer con esta tradición, sabemos que son las golosinas, los confites o los chicles naturales que se llevan en el bolsillo, especialmente, como coloquialmente se dice. Cuando es tiempo de habas, su cosecha puede tardar hasta un año.

Además, las habas son un alimento que se prepara con sumo cuidado por parte de las abuelas, como una práctica de la tradición milenaria que se ha transmitido de generación en generación. De ahí que es agradable, recibir como regalo un ‘paquetico’ de habas tostadas. Desgraciadamente, la costumbre de llevar las habas en el bolsillo se está perdiendo y se ha reemplazado por el chicle, los caramelos y demás.

Más allá de los halagos y los recuerdos, las habas poseen una gran variedad de propiedades y beneficios para la salud:

Son un alimento altamente energético, debido a que tienen un alto contenido en proteínas; Contienen vitaminas como la niacina, y minerales como el manganeso, hierro, cobre, calcio y fósforo. Vitaminas: C, A, E, B1, B2; Minerales: mucho Potasio, Fósforo, Sodio, Calcio; Lecitina; Colina; Hidratos de Carbono; Proteínas; Muchas Calorías; Fibra; Beta caroteno; Antioxidantes; Zinc; Cloro; Cobre; Yodo;Manganeso.

Además, son Diuréticas, Depurativas y antirreumáticas : limpian el organismo, los riñones y la sangre; Ayudan a eliminar el Colesterol. También se dice que pueden ser un buen tratamiento del Alzheimer por su contenido en lecitina y colina.

Entre usos gastronómicas de las habas están:

Su consumo en sopas, tostadas en callana y la producción de harina para coladas y demás. Según la sabiduría de los abuelos, comer habas es bueno para la memoria y los huesos, creencia que se ha rectificado científicamente, por su alto grado vitamínico, nutricional y proteínico que contienen estos tubérculos.