250 familias de Barbacoas no tienen que comer por la presencia de actores armados

Debido a la restricción de movilidad que tienen las comunidades de Barbacoas, Nariño, por la presencia de grupos armados, unas 250 familias sufren de escasez de alimentos.

Tras conocerse de esta grave situación humanitaria el CICR entregó más de 170 toneladas de insumos agrícolas en cuatro comunidades rurales.

“Organizamos esta operación humanitaria para aliviar a casi un millar de personas, la mitad de ellas niños y niñas, que sobrevivían con solo una o dos comidas diarias y de muy mala calidad”, explicó Giovanni Trambaiolo, jefe de la oficina del CICR en Pasto. “Estas familias habían perdido su sustento, al no poder criar animales ni cultivar porque es peligroso alejarse de sus viviendas.”

La ayuda humanitaria consiste de semillas, abonos e implementos para cultivar plátano, yuca y caña; gallinas ponedoras y concentrado para animales, así como siete molinos para producir miel a partir de la caña. Durante los próximos ocho meses, técnicos del CICR visitarán la zona y brindarán capacitación sobre preparación de suelos, siembra, manejo de plagas y enfermedades, y cría de animales.

“Las familias tienen asegurada su alimentación por alrededor de un año. Sin embargo, es urgente que todos los portadores de armas comprendan la importancia de respetar a la población y le permitan acceder a los alimentos y los bienes de primera necesidad”, insiste el CICR.