Relato de cómo sonó la tercera noche de ‪#‎PastoJazz2015. Tercera noche de PastoJazz

Por: Gustavo Montenegro Cardona

El festival alcanzó un punto álgido de emociones musicales gracias a dos agrupaciones que lograron cautivar al público desde la experimentación, la mezcla de sonidos y la presencia de una instrumentación que resultó todo un descubrimiento.

Desde el fondo del teatro, en lo profundo, emerge un sonido, como si las aguas del río vinieran viajando por las paredes del auditorio. Redil, en el formato de cuarteto ya está en el escenario y los primeros acordes coinciden con un ritmo que marca un compás de tipo festivo. Al formato de contrabajo, saxofón y batería se suma el dulce sonido de la marimba de chonta reclamando un lugar merecido desde que Colombia ha enriquecido desde varios años las diversas formas del jazz.

Basta con llamar a Hugo Candelario González a la escena y los aplausos se acomodan a los sonidos del “Río Guapi”. Con suavidad Fredy Colorado va tomando postura y su percusión irrumpe sin dificultad en el formato que es una mezcla constante de improvisación y juguetonas notas.

Redil convoca a los duendes que se acomodan en la marimba, llama al Riviel, invoca a los imaginarios populares, e invita constantemente a los fantasmas de la memoria ancestral que suenan en la voz del saxofón, que navegan en medio de la alegre percusión, y que juegan con una marimba que más que un instrumento exótico es el alma de esta agrupación que marcó la fiesta en la tercera de las cinco noches de “PastoJazz”.

Los jóvenes juegan, experimentan, son atrevidos, con respeto miran al ancestro, lo evocan, y “cantan” con esos espíritus que son llamados por los sonidos de un contrabajo, la flauta, la guitarra, la marimba, y la percusión alborotada. Redil es un colectivo que produce músicas donde otros aún apenas descubren sus primeras notas.

Actualmente Redil está conformado por músicos colombianos de gran recorrido como Santiago Botero, Urián Sarmiento, Juan Ignacio Arbaiza y Adrian Sabogal. También han enriquecido este trabajo las participaciones de los maestros Hugo Candelario, Freddy Colorado, Pacho Dávila, Lawey Segura y Juan Benavides. La fiesta llegó a “PastoJazz” con Redil Cuarteto, y todo ese sabor resulta fácil de degustar porque es nuestro propio alimento musical. Se despide el grupo colombiano a ritmo de un canto propio de las chirimías chocoanas dejando la piel alborotada y el corazón emocionado.

El “Handpan” tiene la apariencia de unos caparazones de tortuga pegados entre sí. Otros dicen que se parece a unos ovnis venidos de otro mundo. Lo más cierto es que es un aparato inventado como instrumento músico en pleno siglo XXI que ofrece una sonoridad que se acopla con facilidad al formato del piano-guitarra y flauta traversa generando una atmósfera que sin esfuerzo traslada a la audiencia a las sonoridades del lejano oriente.

Liron Man supo recibir la “buena onda” de la audiencia que en mayor número llegó al Teatro Javeriano. El denominado “las manos más rápidas del handpan en el mundo” no tardó en demostrar el por qué de su reconocimiento como intérprete del exuberante instrumento. A su vez, Itamar Erez, un genio de la guitarra daba muestras de virtuosismo al lado de un Barak Sober que se mostraba feliz, divertido, apasionado al sacar de su flauta traversa las notas adecuadas para ofrecer un repertorio que trajo el mundo de África hasta la capital de Nariño.

Las alteraciones rítmicas, las voces instrumentales combinadas, la exploración de los sonidos que llegaban de todos los rincones del mundo, culminaron en un desenfreno musical que realmente dejó huellas en la piel de quienes acudieron al llamado de la quinta versión de “PastoJazz”.

Voces Ciudadanas es un espacio para que nuestros lectores opinen y comenten sobre los acontecimientos cotidianos de manera libre e independiente. Esta sección no compromete ni indica el pensamiento o la opinión de narino.info.