¡La comunicación está ya!

Por: Luis Guillermo Rosero Cadena

Afiche campaña Prevención del uso de la Pólvora
Afiche campaña Prevención del uso de la Pólvora

A pesar de las campañas y las medidas preventivas, que se realizan todos los años direccionadas al no uso de la pólvora, siempre hay lesionados, son casos lamentables que no deben ocurrir, de ahí los gobiernos de turno intentan aplacar este problema y comienzan los trabajos comunicacionales, se arman entonces comités conformados por varias instituciones como: La Alcaldía, Gobernación, ICBF, Policía, IDPS entre otros, quienes aportan profesionales entre los cuales se cuentan: publicistas, comunicadores, diseñadores, en fin, un sinnúmero de expertos quienes sacan sus competencias a la luz,  intentando  crear piezas comunicativas certeras que tengan efecto en la comunidad, y en un constante ir y venir  se programas reuniones muchas veces improvisadas en donde los  versados en un intento por conseguir  una buena pieza comunicacional, terminan el producto para posteriormente convocar a las instituciones  y hacer el respectivo lanzamiento ante el comité Departamental y Municipal entorno a la “estrategia comunicativa”.

Hasta ahí todo parece estar bien, sin embargo cuando el discurso de los expositores hace alusión  a “todo lo que tuvieron que hacer” entonces se muestra el producto, que a mi manera de ver es una imagen violenta en donde el expositor acepta casi titubeando que es amarillista admitiendo silenciosamente y sin verbalizar su intención que lo amarillista es lo que vende.,  como si fuera poco, se justifica que esta se encuentra, inmersa en  un proceso de movilización social porque ya que al estar integrados algunos colegios, se hace efectiva la  estrategia, indicando que se trabaja para la comunidad y no con la comunidad, me pregunto :  ¿ a qué se refiere cuando habla de movilización social? si se da por entendido que es el trabajo en conjunto de instituciones y comunidad por un fin común que beneficie a todo el contexto, de la misma manera se habla de una estrategia comunicativa, y me surge otra duda  como se manejó el concepto de comunicación teniendo en cuenta que la significación es muy amplia.

Ahora bien si analizamos detalladamente la imagen podríamos hablar de una pedagogía del miedo casi conductista, en la que se impone y se debe aceptar lo que el emisor quiere sin que exista el proceso de dialogo de saberes que permita autorreflexión, retroalimentación y construcción de conocimiento, al parecer, la apreciación de comunicación es solo una herramienta y  un recurso instrumental sin tener en cuenta percepciones más amplias como la comunicación educativa y de  proyección social, en donde está inmersa la comunidad, convirtiéndose en un proceso participativo e incluyente.

Pero a veces la expresión, en este caso la mía, no es válida y sin ningún argumento o concepto teórico. Simplemente  responde el expositor “eso dice la gente que no sabe de comunicación,” tan simple como eso.

Luis Guillermo Rosero Cadena

Comunicador Social

Especialista en Orientación Educativa y Desarrollo Humano