Deportivo Pasto: ¡Se prenden las alarmas!

Este sábado pasado el Deportivo Pasto sumó su decimosexta derrota en veintidós partidos que ha disputado en este año 2015.  Y el verdugo de turno fue el Cortulúa que le venció con un marcador más que contundente, preocupante: 5 a 1.

Cortulúa fue amo y señor del terreno de juego y dejó ver al desnudo las falencias que aún tiene el equipo dirigido por el “Teacher” Berrío.  Muchos podrán decir que es un equipo prácticamente nuevo, con un plantel totalmente diferente al que disputó el primer torneo de la Liga Águila en el anterior semestre.  Y pueden tener la razón.

Lo que lastimosamente sucede, como cuando uno viene de perder varias veces en el año una materia escolar, es que el margen de error para el equipo tricolor es muy poco; un semestre anterior que se quisiera dejar en el olvido pero que desafortunadamente el sistema de descenso lo va a recordar por lo menos hasta el año 2017 si es que el equipo permanece en la A, esto nos obliga a mirar cada partido como toda una final.

Las alarmas se prenden ya que el Pasto con la anterior nómina o con la nueva sigue mostrando muchas dificultades que parecieran no tener explicación.  Mucho se comentó en el semestre anterior y mucho de ello pareciera que permanece al interior de la institución más allá del plantel y del cuerpo técnico que se contrate.

El “Super Depor” se ve aún en calzas prietas y la luz al final del túnel pareciera no verse.  El tiempo de llevar a la reflexión profunda lo que el Pasto significa y es para toda una región es cada vez más necesario.  No se puede seguir “jugando a las patadas” lo que se puede hacer con mucho corazón y buena cabeza. (Ver el artículo: https://narino.info/blog/2015/03/28/el-deportivo-pasto-identidades-y-periferias/)

La situación del descenso pareciera no espantar por el momento al equipo, por los ahorros de las campañas anteriores pero como siempre cuando los ahorros no se saben administrar llegará un momento en que ellos se terminen y la puerta de la llegada a la B cada vez se verá más próxima.

¿Y en ese momento los directivos a quien le podrán echar la culpa? No creemos que tengan la posibilidad de encontrarse otro arbitraje amañado como en aquella tarde contra el Real Cartagena para tapar los errores de temporadas pasadas.  En esa ocasión el enarbolar la bandera de la persecución de la “mafia de la Dimayor” ayudó a dirigir las miradas del fracaso hacia otro lado.

La situación a la fecha ubica como candidatos al descenso a los siguientes equipos de esta manera, sumadas las temporadas de los años 2013, 2014 y 2015:

Pos.

Equipo

PTS

Promedio

1

Cúcuta

84 0.893

2

Uniautónoma

85

0.904

3

Cortuluá

96

1.021

4

Boyacá Chicó

98

1.053

5

Pasto 101

1.074

Deportivo Pasto se encuentra a 16 puntos de Uniatónoma que sería el segundo equipo a descender.  Vale la pena recordar que a partir de este año son dos los equipos que descienden de la A y dos los que ascienden de la B de forma directa eliminando el partido de la promoción.

Pareciera aún lejano que en los 18 partidos que restan tanto el Cúcuta como la Uniatónoma recorten esa diferencia, pero si el Pasto sigue jugando al ritmo del semestre pasado es algo muy probable que se debe tener en cuenta.

Pero si ese supuesto escenario no se diera en este año y los equipos a descender fueran los que se encuentran en los últimos lugares de la Tabla, para el 2016 la situación del Pasto no es nada halagüeña ya que se descontaría la buena campaña del 2013, donde el equipo Tricolor cosechó 53 puntos.

Pos.

Equipo PTS

Promedio

1

Pasto 48

0,828

2

Cortuluá 62

1,069

3

Boyacá Chicó

64

1,103

4

La Equidad

67

1,155

5

Jaguares

70 1,207

Por lo cual la realidad para el año venidero, si el equipo no hace una buena campaña en este semestre, será muy complicada su permanencia en la Categoría A para el año 2017.

Pasto, por promedio, sería el primer candidato al descenso al comenzar el año 2016, quedando, si las cosas se mantienen en este ritmo a 16 puntos del Boyacá Chicó y a 19 de La Equidad.  Para recortar esa distancia debe subir su promedio a 1,1 puntos por partido en este semestre y mantener un promedio de 1,2 puntos por partido en las dos siguientes temporadas del año 2016.

Lo anterior significa que para llegar al año 2016 con un promedio de 1,1 el equipo volcánico debe conseguir en este semestre 37 puntos, lleva jugados dos partidos y ha conseguido 1; le quedan 18 partidos y debe hacer 36 puntos: O sea ganar de local todos los partidos y empatar de visitante los demás.  ¡Tarea difícil con lo mostrado el sábado anterior en Tulúa!

Así que, sin ser alarmistas, todos los seguidores del Pasto debemos arropar el equipo, ser conscientes del daño que ha significado la temporada pasada y para superarlo se requiere más que ganas.  Se necesita un proyecto a mediano plazo que posibilite ver el horizonte al año 2017 con tranquilidad; apagar el incendio no es suficiente porque las brasas del campeonato pasado nos van a estar acompañando por un buen tiempo.

Aún hay tiempo para mirar el camino, con esperanza pero con los pies puestos en la realidad presente.