"Conminamos a todos los que vayan a participar en estas elecciones para que se enteren de lo que viene pasando y a partir de allí formulen sus propias iniciativas y propuestas", dicen los líderes LGBTI de Nariño

//

LGBTI escogerá candidatos políticos por debates

Decididos a no dejarse manipular otra vez por los electoreros y oportunistas los dirigentes de las organizaciones que aglutinan a la población LGBTI convinieron en que solo quienes conozcan sobre el tema y se comprometan con claridad al desarrollo de su política pública en la región gozarán de su respaldo en las urnas.

Armando Villota Esparza, presidente de Ágora, una organización que defiende los derechos humanos del sector LGBTI, defiende ante todo el esfuerzo y todo el trabajo que se hizo para sacar adelante esta medida y por eso se pretende liberarla del oportunismo de los políticos. “Quien aspire a nuestro apoyo debe demostrar que lo merece”, sostuvo.

narino.info sostuvo una entrevista con él, para ampliar y explicar un poco, en boca de quienes la construyeron, el contenido de la iniciativa  recientemente aprobada por la Asamblea Departamental de Nariño.

¿Cómo fue el proceso de concertación de contenidos y luego de la elaboración de la propuesta que finalmente se convirtió en la base de la política pública que sobre el tema LGBTI seguirán las administraciones departamentales de Nariño en los próximos años?

La política pública para los sectores sociales LGBTI es una apuesta muy grande para la construcción de paz en Nariño y para la búsqueda nuevas formas de convivencia, respeto e inclusión, que permita la participación de todos los sectores sociales en los espacios disponibles.

Venimos trabajando durante bastantes años para que se favorezca a uno de los sectores que tradicionalmente ha sido invisibilizados como el sector LGBTI.

El tema para este sector siempre ha sido de derechos humanos. Por eso se busca que además del reconocimiento, se obligue a que las autoridades tomen cartas en el asunto y elaboren los protocolos de atención diferencial para este segmento social, en aspectos como el de la salud y la educación.

Como siempre las actitudes institucionales tendieron a ignorar a este sector, es que, por ejemplo, los funcionarios de todos los despachos, en todos los rangos de la función pública, no están preparados para atender a los miembros de esta comunidad, con los protocolos correspondientes.

//

Superar la ortodoxia del pensamiento conservador, que es un elemento muy notorio de la tradición en la región, para lograr plasmar un política pública del sector LGBTI, se puede estimar como uno de los logros más importantes. ¿Se siente que es así? Que de verdad ¿se ha dado un paso adelante en esta materia?

Aunque para nosotros sí fue una sorpresa, la verdad es que es algo positivo, pues le demuestra a todos que la sociedad nuestra no es tan cerrada ni tan intransigente como muchos esperábamos. Lo importante es llegarle con información sólida, responsable y muy clara, ojalá con respaldo institucional.

La gente lo ha recibido de buena manera y muchas veces hemos logrado calar con nuestro pensamiento y propuestas entre sectores que parecían intransigentes. Eso también nos permite calcular que los próximos pasos que se den en procura de consolidar esta política pública y convertirla en hechos reales que  dignifiquen nuestra vida, contarán con el apoyo de la comunidad.

La inclusión social será determinante para definir el rumbo que tomen todos los casos, en aspectos como el de la salud y la seguridad, por ejemplo, en los que habrá que conversar mucho y capacitar a los profesionales y técnicos que atienden estos frentes para que se cumpla lo contemplado en la nueva norma.

¿Cómo visualizan ustedes el proceso de implementación de la política pública en el departamento de Nariño?

Se debe emprender una gran cruzada para que toda la comunidad se entere y entienda cuál será su alcance. La política pública para nuestro sector, contempla iniciativas en frentes como el de la salud, la educación y el de la inclusión social.

Estamos creando una estrategia que sea efectiva, para que las instituciones aborden en los frentes que le corresponden a cada una de estas, la tarea de divulgar, promover y concientizar sobre la existencia de un nuevo marco de relaciones con la población LGBTI.

En los colegios, por ejemplo, los directivos, los docentes y los padres de familia jugarán una tarea trascendental para que las nuevas generaciones asimilen esta nueva relación.  También se debe llegar a las instituciones privadas, que han sido escenario de muchos hechos de violencia contra miembros de nuestra población.

Las propuestas pedagógicas que se formulen deberán atender precisamente las diferencias que se pueden presentar en cada especificidad de la población LBTI. Es algo complejo que se debe comenzar a implementar pronto. Con lenguajes muy específicos, niños, jóvenes y adolescentes deberán participar en los procesos de promoción de la política pública y los profesores jugarán un papel fundamental. Las autoridades educativas deben entender que la responsabilidad que se viene en este campo es muy grande y será fundamental para determinar el futuro de estas relaciones.

De la misma manera es imprescindible que en el campo de la salud se comiencen a entender las particularidades de los miembros de nuestra población. Hemos notado por ejemplo que los miembros de los cuerpos médicos no saben cómo se debe atender por ejemplo, a una mujer lesbiana o transexual, o a un hombre transexual. Todo esto implicaría unas especializaciones, que se debe implementar en el menor tiempo posible, pero eso sí garantizando la eficiencia de la metodología que se adopte.

"No dejaremos que los oportunistas se apropien de la Política Pública para el Sector LGBTI. Esta es el producto de varios años de lucha y no la iniciativa de algún político", sostuvo Armando Villota Esparza, pensando sobre todo en los próximos comicios electorales.
«No dejaremos que los oportunistas se apropien de la Política Pública para el Sector LGBTI. Esta es el producto de varios años de lucha y no la iniciativa de algún político», sostuvo Armando Villota Esparza, pensando sobre todo en los próximos comicios electorales.

Se acerca la época de elecciones y como siempre muchos oportunistas se van a declarar ahora como candidatos de la población LGBTI, así como antes fueron ecologistas o animalistas. ¿Están conscientes de este riesgo? ¿Cómo van a manejar esta situación?

Lo primero que tenemos claro es que el próximo gobernador o gobernadora y los alcaldes que sean elegidos en octubre, serán los encargados de implementar la política pública para el sector LGBTI. Entonces a partir de ahí, estamos pensando cómo los vamos a comprometer de verdad en esta tarea, pero apartándonos de las posturas que solo esperan nuestro respaldo electoral, que de todas maneras es importante y debe ser considerado por los aspirantes.

Pero nosotros conminamos a todos los que vayan a participar en estas elecciones para que se enteren de lo que viene pasando y a partir de allí formulen sus propias iniciativas y propuestas. Hay que tener en claro que los oportunistas no van a ser tenidos en cuenta y serán descartados de inmediato.

Nuestra tarea como Ágora es recorrer los municipios del departamento buscando la promoción de la política pública para la población LGBTI. Estaremos reuniéndonos con los personeros y otros municipios para que precisamente la transparencia se imponga en todo este proceso.