//

Las cruces benditas en la cima del corregimiento de El Pedregal. Con alrededor de tres a cinco casas se formó el corregimiento de El Pedregal hace más de 60 años, y está ubicado en el kilometro 45 y 47 en un cruce de vías que comunican a los municipios de Ipiales, Túquerres y Pasto, capital de los nariñenses.

Un pequeño pueblo que está en medio de las montañas su clima atrapa a pasajeros y conductores del servicio particular, departamental e interdepartamental, además cientos de nariñenses ya tienen inmuebles construidas para aprovechar los fines de semana o vacaciones, algunos lo aprovechan como centro turístico.

Los residentes viven de los miles de pasajeros y conductores quienes hacen su parada ya sea para desayunar, almorzar, tomar tinto o para llevar las famosas arepas más conocidas como hojaldras.

www.narino.info llegó hasta el sector rural y de primera mano nos encontramos con el sacerdote quien nos explicó que la comunidad es muy católica y cada Semana Santa participan de los actos religiosas organizado por unos comités.

El sacerdote y párroco en El Pedregal, Jairo Chamorro dijo que están construyendo una parroquia nueva con diferentes sectores que pertenecen al corregimiento entre ellos, Pilcuan, La Esperanza, entre otros.

Signo de arrepentimiento

Por su parte los residentes nos explicaron, que según la historia o significado de las cruces ubicadas en la parte superior del pueblo, las instalaron porque anteriormente ya sea en temporada invernal o verano siempre se desprendían las rocas, pero que afortunadamente las que cayeron no dejaron hechos que la mentar, solo daños en inmuebles.

Al ver que siempre tenían ese peligro, confiaron en Dios y en una Semana Santa como signo de arrepentimiento se encomendaron a Jesucristo para que los salvara del peligro al que estaba latente y fue así que subieron en años anteriores la primera cruz en compañía de un sacerdote y pidieron que los salvara.

“Se colocó la primera cruz en la parte alta del pueblo, hace años atrás, y fue un milagro porque no volvieron a caer las piedras, desde ahí cada Semana Santa se organiza las actividades en donde toda la comunidad acompaña a subir la cruz, niños, jóvenes y adultos llegamos hasta la cima junto al sacerdote quien bendice la cruz antes de pararla”, dice una de las habitantes.

Comunidad católica

Por su parte el padre Jairo Chamorro quien además en la actualidad es el párroco de El Pedregal dijo que la comunidad es bastante católica, es por ello que este año subieron la cuarta cruz en compañía de todos los feligreses.

“Es una tradición de la comunidad, los Viernes Santos se realiza el viacrucis que inicia a las 8:00 de la mañana y termina aproximadamente a las 2:00 de la tarde, se hace un recorrido lento por la zona meditando en nombre de Jesús”, dijo el sacerdote.

Sacerdote Jairo Chamorro, párroco.
Sacerdote Jairo Chamorro, párroco.

La primera cruz

La habitante Benigna Mirama explicó la primera cruz fue instalada en 1987, y desde esa fecha hasta la actualidad suben a la parte superior cargado la cruz elaborada en madera. “Una vez hubo un derrumbo, hubo un padre que en esa época nos explicó lo que teníamos que y la comunidad cumplimos, y la verdad desde ese tiempo no se han desprendido las piedras”.

//

Otro de los residentes indicó que es un tradición muy respetuosa porque algunos dejan de vender o encargan sus negocios para cumplir lo sagrado, pero todo se debe a la fe y milagro concedido por Dios que desde hace 28 años no han visto caer una piedras de la parte superior en el corregimiento de el Pedregal, jurisdicción del municipio de Imues.

Benigna Mirama, habitante.
Benigna Mirama, habitante.