//

EL DIA E (excelencia educativa) EN CONTEXTO

Por: Carlos Arturo Arias C.

Docente 1278, I.E. Nuevo Latir-Cali

La escuela en Colombia (siglo XVII) es una escuela de masas, que tiene su origen en la escuela militar prusiana, que tenía como objetivo principal aconductar a los estudiantes, hacer reproducir comportamientos que para ese momento eran políticamente correctos; durante la Gran Colombia Se implementaron las escuelas de educación elemental introduciendo el método Lankasteriano, caracterizado por ser de muy fuerte disciplina, severos castigos y de fundamentos memorísticos, posteriormente se vio influenciada por la revolución industrial que propuso a las escuelas formar operarios, que tuviesen como principal virtud la adquisición de conocimiento memorístico, algoritmos que favorecieran la producción.

A partir de la ley general de la educación de 1991 se da una directriz que desbordo a la escuela: “ahora lo fundamental no es la sola adquisición de conocimiento sino el desarrollo de pensamiento”, eso escrito suena bien, pero en la práctica ninguna política de estado preparo a sus maestros para descifrar la gran pregunta ¿cómo desarrollar pensamiento?, así que a pesar de los esfuerzos aislados de algunos por hacerlo, seguimos dando palos de ciego en ese sentido, mientras que desde los años setenta en otros países se viene orientando esta discusión y buscando estrategias metodológicas que pongan a los maestros a la altura de las circunstancias, aquí solo se han buscado excusas para culpar a los maestros de la incapacidad de los gobiernos de turno de invertir decididamente en la educación porque aquí lo que prima es el negocio de la guerra.

Zubiria (2014) resume según mi interpretación las razones por las cuales seguramente se considera a la escuela como la única responsable de la mala calidad educativa en Colombia “En las tres últimas décadas, Colombia se ha presentado a múltiples pruebas internacionales de evaluación de la calidad de la educación, entre ellas las conocidas como TIMSS (Trends in International Mathematics and Science Study), PIRLS (Progress in International Reading Literacy Study) y LLECE (Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación), PISA (Program for International Student Assessment). En todas esas pruebas los resultados han sido negativos.

Lo lamentable es que no hay mejoras significativas entre 1996 –cuando nos presentamos por primera vez en TIMSS- y 2014 – última de las evaluaciones PISA realizadas-. La mayoría de estas pruebas se aplica después de un largo paso de los estudiantes por el sistema educativo. PISA, por ejemplo, se realiza a los 15 años de edad, diez años después de haber iniciado su proceso escolar. De allí que la evaluación sea un buen indicador de la calidad del sistema educativo”.

Debo manifestar que desde mi ignorancia no veo posible que en un día denominado E, se puedan cambiar siglos de prácticas de aula, pues podrán `pasar mil años y nada cambiara sino se hacen modificaciones de base y a mi modo de ver es fortalecer la formación de los maestros, quienes son los responsables de diseñar estrategias didácticas para contribuir al desarrollo de pensamiento de los estudiantes.

Por otro lado: ¿será la escuela la única responsable de la mala calidad educativa?, podrá la escuela pública que tiene en sus salones hacinados hasta 45 estudiantes,  con un solo maestro, competir con las escuelas privadas de Elite, que tienen en sus aulas 10 estudiantes y además de maestro titular cuentan con un auxiliar de aula?, ¿será posible hablar de calidad educativa en un país donde los maestros no ganan lo suficiente para seguir capacitándose, máxime cuando la política está dada para que los maestros no escalen salarialmente?, ¿Será posible hablar de calidad en un país donde se consideran pobres a quienes alcancen durante el mes ingresos hasta a $190.000, y extremadamente pobres a quienes obtengan ingresos hasta $90.000 al mes?, es decir que ¿quién gane más de $190.000 al mes ya no es pobre?, ¿será posible hablar de calidad cuando solo se privilegian los talentos cognitivos y las competencias para responder a pruebas de conocimiento, dejando de lado los talentos artísticos, deportivos?, ¿podrá hablarse de calidad en una sociedad donde solo se privilegia la academia por encima de la creatividad?, ¿podrá hablarse de calidad en un país donde a todo costo se busca medir a los jóvenes por sus resultados académicos sin importar su contexto?, ¿será que las escuelas ubicadas en las zonas marginadas de todas las regiones del país podrán competir en igualdad de condiciones, mejor, con equidad, con escuelas en condiciones más favorables?.

Compañeros maestros, convencido de la necesidad de encontrar nuevos modelos pedagógicos que privilegien el proceso de enseñanza aprendizaje pertinentes con el contexto de nuestros estudiantes y con la modernidad propia de nuestra era, me declaro un maestro con una filosofía y una posición política que me impide  prestarme a participar conscientemente del montaje publicitario en que se ha convertido el llamado día E, que tristemente servirá de campaña política para algún oportunista a costa de la imagen de la ya mal librada educación en Colombia, soy un maestro en favor de los menos favorecidos y considero que la educación debe ser un proceso de renovación de la condición social del individuo, considerando al sujeto como un ser pensante y crítico, reflexionando de la realidad que vive. En este proceso, subyace la liberación en contraposición a la pedagogía bancaria.

El día E, EmplEEmoslo en rEflExionar acerca de la calidad de la educación y a presentar propuEstas que nos permitan participar de la transformación de la misma, no solo a hacer la tarea que nos proponen, asumiendo compromisos que a corto plazo nos pondrán en el papel de los verdugos de la calidad educativa y darán los argumentos a los mercaderes de la educación para seguir entregando en cobertura contratada la educación pública.