historia-de-hector

La triste historia de Héctor. Hace algunos meses narramos “La triste historia de Héctor” y convocamos a la solidaridad con este personaje de calle, que además es parapléjico y oriundo del departamento del Chocó. Vivía en una pequeña carroza de madera que por el pasar de los años se deterioró y dañó impidiéndole una libre movilización. Gracias a la intervención de la ciudadanía, de un concejal y de una fundación se logró la consecución de una silla de ruedas, en ella Héctor prácticamente vivía pues durante el día se desplazaba y en las noches dormía en la medida en que las circunstancias se lo permitían.

Pero con el paso de los días esta silla también se desgastó y sus llantas fueron perdiendo la protección debido a que sus neumáticos, como es natural, sufrieron los embistes del trajín cotidiano. Para Héctor esta situación es angustiosa por cuanto no puede desplazarse ya que su silla únicamente puede movilizarse hacia atrás o haciendo acopio de esfuerzo hacia adelante.

En dialogo con algunos amigos consideramos la posibilidad de ayudarle con una pequeña casa de madera que además de refugio le permita desplazarse por las calles de nuestra ciudad y dormir con una relativa comodidad y tranquilidad. Como es lógico esto tiene unos costos que Héctor no puede cubrir y acudimos entonces a la buena voluntad de quienes deseen regalarle en esta navidad esta bella sorpresa.  Desde ya nos estamos organizando y a través de las redes sociales convocamos esa solidaridad ciudadana.

La idea de casas pequeñas para indigentes la tomamos de informes periodísticos que reseñaban como cientos de personas en situación de calle o indigentes encontraron en ellas una solución para sus necesidades de refugio y protección. En Pasto será un experimento social que nos permitirá formular un proyecto a la administración municipal, a las diversas fundaciones y organizaciones y a la empresa privada.

No podemos permitir que Héctor siga viviendo en condiciones tan tristes y deplorables y estamos seguros que muy pronto lo veremos estrenando “casa”  y en condiciones más humanas. Si usted está interesado en unirse a esta causa social lo invitamos a estar atento al llamado de un grupo cívico que se está conformando o expresar su deseo de colaborar mediante este medio periodístico. Entre todos brindaremos mejores posibilidades de vida a Héctor y a muchos indigentes que duermen a la intemperie soportando los rigores del clima y la soledad.

Pablo Emilio Obando Acosta

peobando@gmail.com

2 Comentarios

Comments are closed.