pobreza-pasto

Navidad injusta por culpa de concejales que no conocen la ciudad. Dicen que los concejales son los voceros del pueblo, pero esta vez se equivocaron doce concejales de la ciudad de Pasto-Nariño, siguiendo el paso a la corrupción, se trata de: Fabio German Zambrano, Alexander Rassa, Jesús Zambrano, Álvaro Palacios, Carlos Andrés Acosta, Franklin Erazo, Mauricio Rosero, Jorge Eduardo Ortiz, Ramiro Valdemar Villota, Ricardo Cerón, Diego Bacca y Luis Eduardo Estrada.

pobreza-extremaEstos concejales, al parecer, no conocen los sectores de  vulnerabilidad de la ciudad de San Juan de Pasto. Las imágenes muestran la situación de pobreza y abandono en la cual viven varias familias que, ahora deberán pagar más impuestos, para satisfacer las decisiones de unos representantes que no conoce las precarias condiciones de los sectores pobres de Pasto. Seguramente, deciden pensando en que todos ganan los mismos salarios que los políticos de turno y los ricos de la ciudad. Los concejales, en vez de ayudar a los más necesitados, los envían más a la ‘olla’.

¿»Señores y honorables concejales», conocen estos predios y a estas familias? Hay multitud de ellas más allá del centro de la ciudad, seguramente, cuando vengan las próximas elecciones volverán a verlas, pues allí viven  para ustedes, posiblemente, no personas sino votos, quien sabe.

Sería un gesto digno y de respeto que antes de decidir, por lo menos, recorrieran la ciudad y no tomar decisiones desde el escritorio. Su decisión significó para ustedes, seguramente, un logro pero para estas familias dejar de comer. En estas condiciones ¿cómo lograr la paz sin en vez de dar soluciones estructurales a la pobreza, desde los poderes públicos promueven más la miseria?

En esta navidad, mientras los señores concejales comerán natilla y obsequiarán regalos costosos, varias familias tendrán que pensar en que hacer para pagar más impuestos.

El pueblo nariñense, hoy, lamenta con decepción la decisión de los concejales que votaron en contra del pueblo pastuso, que los eligió confiando en que podían defenderlos, pero les dieron la espalda.

¿Ahora quién podrá salvarnos?…acaba de morir…  ¿Es justo que a estas familias les aumenten el predial? ¿Merecen que les aumenten el predial?

Si ni siquiera sus viviendas son construidas en material…concejales no conocen la ciudad.

Por Robert Atis