La Guaneña Himno de los realistas.  La Guaneña es una canción tradicional de las tierras de sur de los Andes colombianos, que en la actualidad corresponde a la región andina del departamento de Nariño. Es una tonada de guerra, por lo tanto alegre, pero a la vez nostálgica. Aunque ha llegado a ser interpretada en diversos ritmos, su versión más difundida sitúa sus acordes entre las formas dramáticas del bambuco.

 Origen

La versión original de esta composición musical se remonta a 1789, cuando el músico pastuso Nicanor Díaz, y su compañero guitarrista Lisandro Pabón formaban el más renombrado dueto de su época. Díaz estaba muy enamorado de la bella ñapanga (mujer pastusa) Rosario Torres, quien por su carácter recio tenía por apodo La Guaneña. Sin embargo como ésta no correspondió a sus afectos e incluso contrajo matrimonio y se marchó con otro pretendiente de mayor solvencia económica, el acongojado artista compuso en su recuerdo esta canción.

El uso del término «Guaneña», rápidamente se generalizó para señalar como tal a toda mujer voluntariosa e independiente. Con el inicio de la Guerra de Independencia, se denominaron “guaneñas” a las mu­jeres del pueblo que acompañaban a las tropas realistas, compañeras, cantadoras, bailadoras, cocine­ras y no vacilaban, en un momento dado, en empuñar el rifle para el combate. La Guaneña se convirtió en el prototipo de la mujer guerrillera del Siglo XIX.

Presencia histórica

Dada la naturaleza del ritmo, este se interpretó primero contra los invasores patriotas, durante las batallas realistas y después ya convertido en himno de libertad, contra los reductos realistas en el Perú. En efecto los sones de esta canción resonaron entre las huestes de Don Basilio García en la batalla de Bomboná contra Bolivar. Luego según la versión del coronel Manuel Antonio López, al ser interpretada por la banda del Batallón Voltígeros de la Guardia, animaría la estruendosa victoria de los patriotas frente a los realistas en Ayacucho, con la cual se sellaría la libertad americana. Finalmente volvería a sonar entre las tropas colombianas en la batalla de Cuaspud, enardeciendo los espíritus de los bravos pastusos que con su sangre regaron esos campos.

En el Siglo XX, la obra nuevamente sería interpretada durante la Guerra de los Mil Días entre los combatientes de las provincias de Pasto y Obando (no existía el departamento de Nariño) fieles al gobierno. Su misión además de combatir a las fuerzas liberales colombianas, era evitar que tropas ecuatorianas del caudillo liberal Eloy Alfaro, entraran a Colombia para apoyar la causa de su amigo el general Benjamín Herrera.

Durante la Guerra Colombo-Peruana de 1932, sus notas volvieron a llenar de coraje a las tropas Pastusas y Nariñenses que conformaron la primera avanzada del Ejército Colombiano, mientras llegaban los refuerzos del interior del país.

En el año 2007, la Orquesta Filarmónica de Bogotá incluyó esta pieza dentro del proyecto ganador del Grammy Latino 2008 al mejor álbum instrumental: «La Orquesta Filarmónica de Bogotá: es Colombia»,[7] con arreglos instrumentales a cargo del maestro Fabio Londoño.

Actualmente y en épocas de paz, la Guaneña se interpreta en las fiestas religiosas, durante los partidos del Deportivo Pasto y en época del Carnaval de Negros y Blancos, en Pasto y en todos los municipios de la sierra nariñense.

Letra

Al respecto, el historiador nariñense Sergio Elías Ortiz afirma: «El tema es sencillo; no más de cuatro frases musicales que se repiten, pero que despiertan en las multitudes de allí una emoción extraña, ya de alegría, ya de tristeza, ya de valor (…)»[8] La estrofa original de la Guaneña y que hace las veces de coro de la canción dice así:

Guay que sí, guay que no

La Guaneña me engañó!

Por tres pesos cuatro riales (sic),

Con tal que la quiera yo! (Bis)

El ritmo de la Guaneña ha sido ampliamente difundido a lo largo y ancho de la región andina, por lo que se conocen múltiples versiones de sus estrofas, que hablan de una Guaneña, multifacética, valiente, querendona y últimamente fiestera. A continuación se reseñan algunas:

Guay que sí, guay que no,

La Guaneña bailó aquí!

Con arma de fuego al pecho

y vestido varonil! (Bis)

Guay que sí, guay que no,

La Guaneña al frente va!

Con un fusil en el hombro

y alerta pa’ disparar! (Bis)

Guay que no, guay que sí,

La Guaneña es todo amor!

canción que alegra a los pobres

y a los ricos da dolor! (Bis)

A Pandiaco me voy,

Con los aires de mi canción!

Llevándome a La Guaneña,

Grabada en el corazón. (Bis)

Con el paso del tiempo, los compositores, han formado su propia imagen de La Guaneña y a la vez crean diversas letras al bambuco festivo, que en tiempos de paz se baila y se canta con gran emoción y sentido de pertenencia social.

Fuente: https://www.culturapasto.gov.co/

1 Comentario

Comments are closed.