12-octubre-1492-dia-de-cobardes-consquistadores

12 de octubre de 1492 día de los cobardes conquistadores. La historia oficial dice que el 12 de octubre de 1492 se descubrió a América y se unió a dos civilizaciones. No se descubrió, se la hallo y fue el inicio del más grande genocidio que ha tenido la humanidad. Desde entonces sufrimos la inclemencia de los abusos, la subyugación, el dominio y la exclusión plasmados en unas lógicas inmedibles y destructivas para la existencia humana.

Desgraciada la llega de Colón a nuestro territorio de paz con sus ambiciones y enfermedades de una civilización/mundo desmedido, atrasado y repulsivo enclaustrado en un razonamiento material y obscuro del cual todavía no han logrado salir.

Para 1492 los llegados del viejo mundo, vivían bajo un conocimiento miope que regulaba su existencia, mientras en el Abya-Yala se adoraba al sol, porque era el centro del Universo y porque el mundo giraba alrededor de él, en Europa tenían miedo de ir más allá del horizonte del mar, pues creían que la tierra era plana. El viejo mundo tenía una sociedad en decadencia y sumida en la pobreza que vivía en constante guerra por el control del territorio.

Colón y quienes lo sucedieron se aprovecharon de nuestra cosmovisión y realismo mágico, nos doblegaron porque descubrieron nuestra conexión con la naturaleza y nuestra creencia en dioses fantásticos, cosa que ellos no tuvieron y si así lo fue, lo señalaron como herejía.

Auténticos modelos de aeroplanos a pequeña escala
Auténticos modelos de aeroplanos a pequeña escala que se han encontrado en los ajuares funerales en la Cultura Tairona, que junto a la Muisca, Calima, Tumaco, Urabá, Cauca, Nariño, Malagana, Tierradentro, San Agustín, Quimbaya y Tolima forman las conocidas Culturas del Oro.

El 12 de octubre de 1492 fue un día en que los cobardes impusieron su pólvora y sus armaduras como debilidad del presagio indígena. También impusieron el castellano defectuoso junto con la biblia y la cruz como herramientas de  dominación, actos de un total irrespeto ante una civilización milenaria con más adelantos técnicos, científicos, astrológicos, arquitectónicos y hasta aeronáuticos.

Cobardes cuando usaron su biblia, sus letras y su idioma ante civilizaciones que no los conocían. Ejemplo de esta atrocidad sucedió un 16 de noviembre de 1532, cuando Francisco Pizarro capturó al último emperador del imperio inca. Según Fray Vicente de Valverde, padre agustino, esto fue lo que paso:

«Yo soy sacerdote de Dios, y enseño a los cristianos las cosas de Dios, y así mismo vengo a enseñar a vosotros. Lo que yo enseño es lo Dios nos habló, que está en este libro. Y por tanto, de parte de Dios y de los cristianos, te ruego que seas su amigo [hablando de Pizarro], porque así lo quiere  Dios; y venirte bien dello; y ve a hablarle al Gobernador que te está esperando.»

Atahualpa dijo que el diese el libro para verle y él se lo dio cerrado.; y no acertando Atahualpa en abrirle, el religioso extendió el brazo para abrir, y Atahualpa con gran desdén le dio un golpe en el brazo; no queriendo que lo abriese; y profiando el mismo en abrirlo, lo abrió; y no maravillándose de las letras ni del papel como otros indios, lo arrojo cinco o seis pasos de sí.

Estos hechos fueron registrados por el cronista Francisco de Jerez. Según otro relato, del inca Tuto Cussi Yupanqui, rebelde que sobrevivió 40 años a la conquista, este hecho no sucedió en la ciduad de Cajamarca sino antes. Según esta versión hubo dos conferencias. En la primera Atahualpa recibió a dos españoles a quienes les invitó a tomar chicha en señal de hospitalidad pero los españoles arrojaron la bebida de maíz al suelo. Era una falta de respeto tirar una bebida sagrada, así que Atahualpa decidió tirar también la Biblia.

El relato dado por Guamán Poma de Ayala es algo diferente. En esta versión el fraile Vicente de Valverde le dice a Atahualpa que sus dioses eran falsos. Entonces el soberano le pregunta quien se lo había dicho y este le responde que se lo había dicho la Biblia. Atahualpa pide el libro «Para oír por sí mismo estos dichos». Pero como la Biblia no emitió ninguna voz la arrojó al suelo.

Sea como haya ocurrido, el inca fue reducido en lo que era una trampa en la ciudad de Cajamarca. Se pidió un inmenso rescate que fue pagado. No obstante luego, fue ejecutado por los españoles. Eso sí, se le puso una cruz en su mano en sus últimos minutos.

 Estas y otras atrocidades cobardes han sucedido como actos genocidas desde 1492, pero lo peor de todo es que ha significado que nuestras civilizaciones padezcan una explotación hasta nuestros días, pues los europeos no han saciado su ambición de poder, oro, plata y recursos. Hoy, con otros modos y estrategias persisten en nuestros territorios, para desestabilizarnos mental, cultural y socialmente.

Vivimos colonizados hasta hoy y posiblemente de eso no podremos salir, pero si podemos recuperar aquello que nos pertenece por herencia cultural. Hoy, 12 de octubre, más que nunca debemos sentirnos más negros y más indios, menos blancos y menos españoles, menos europeos.

Por Pedro Nel Burgos Hernández

@pburgosh