Inicio Opinión Sobre las garotas de Brasil

Sobre las garotas de Brasil

Compartir
Foto: https://fiesta-evento.mercadolibre.com.ve/
Foto: https://fiesta-evento.mercadolibre.com.ve/

“As muito feias me perdoem, mas a beleza e fundamental”
Vinicius De Moraes

Por Manuel Ruiz Parra

Desde Brasil

 

 

Cuando se viene a Brasil hay muchos temas que es imposible pasar inadvertido. Pero sin lugar a dudas uno de los que mayor atención despierta, especialmente en el público masculino, es el de las garotas como se conoce comúnmente a las chicas de este país.

Mucho tuve que pensar y observar antes de atreverme a escribir una respuesta a una pregunta “vital” para el género masculino. Así que alimentado por el privilegio de verlas de cerca y en persona me atrevo a escribir estas líneas.

Lo primero que destaca es su gran simpatía, dulzura y amabilidad en el trato. Todas te esperan con una sonrisa amplia y si les hablas no se resienten o actúan temerosas ni distantes, te contestan sin vacilar. Parecen poseídas por una seguridad y una autoestima que las hace caminar firmes y sin miedo o quizás sea producto de una sociedad más liberal que la nuestra. Coquetería o flirteo son palabras que para ellas no tienen sentido. No heredaron ese tipo de malicia y de entrada cualquiera puede quedar desarmado si busca algo más.

Después está la piel. En un país tropical, donde el sol es de todos los matices y sabores, es imposible no encontrar ese color canela maravilloso que da una tonalidad única a la piel. Parecen talladas a mano con los rayos del sol.

Por lo general son de buena estatura, con unos brazos que se extienden hasta tocar el cielo terminando en unas manos con dedos largos y manos finas. Las piernas les nacen en el cuello y son largas y firmes. Una mujer tan segura no podría caminar sobre otro tipo de piernas.

En su rostro destacan los labios que testimonian su mestizaje. En ellos hablan los africanos, los europeos y los indígenas. Y está siempre esa capacidad de dibujar una sonrisa que bien puede iluminar un día oscuro. Los ojos son de una mirada profunda, casi intimidante, que puede poseer.

El cabello es largo y de un color intenso. Es una mata que les llega hasta la cintura y que podría envolver a cualquier incauto.

Le pregunte a varias de ellas por qué eran tan alegres y simpáticas y la respuesta fue casi consensuada: porque la vida es bonita me dijeron sin vacilar. Ellas son el mejor testimonio del país de la alegría.