-Es que ustedes los profesores nos la tienen montada, ustedes creen que uno no tiene nada que hacer, deben de tener en cuenta que uno trabaja y estudia, esbozó un estudiante molesto porque debía hacer una tarea para el fin de semana.

-Deben tener mas consideración, porque todos los fines de semana dejan tareas que hacer, dígame profesor, Ud. cree que eso es justo?
-Como quieres que te conteste, como amigo o como profesor?-
-Ambos!- remató el angustiado estudiante.

Bueno, empecemos como profesor, labor que me corresponde.

-La vida no es justa, debes esforzarte un poco mas, desde mi perspectiva créeme, que no puedo tratarte como alumno «especial» o discapacitado mental y darte contenidos «light» por el simple hecho que estés laborando e intercales tus obligaciones con la del estudio, mi exigencia y calidad al momento de dar las clases siempre es y será la misma, mi calidad al momento de dar no está porcionada ni promediada por la cantidad de compromisos que el estudiante tenga.
-Sabes que como profesional debes adquirir unas competencias, las cuales la universidad con su pensum quiere que tú te apropies.
Ahora bien, como amigo te digo: «¡Renuncia, tira todo…, deja así y continúa con tu cómoda vida, Veo que esto te quedó grande, ya que no son palabras de un luchador!».
Inmediatamente el estudiante dijo con tono envalentonado «- ¡A mi, nada me queda grande!”…-
-Es la respuesta que todo el mundo da, pero pocos se comprometen a cumplirla.
-La vida amigo mío, -continúo el profesor si siquiera inmutarse-, es un caballo brioso que no le gusta tu fuerza y ni tu energía, tratará de todos los medios de quitártelas… analiza que desde que naces, te lo hace saber y tu primera reacción es llorar.
-Posteriormente hará todo lo posible por hacerte desvanecer, quiere a toda costa hacerte cavilar, si gritas, gritará mas alto, si la golpeas, golpeará mas fuerte… todo con el fin de quitarte los bríos, te sacará lagrimas, te dará dolores de cabeza, se llevará a tus seres queridos… tratará de sacarte de ella, de bajarte de su lomo.
-Ahora bien, como amigo debo decirte lo siguiente y para eso me voy a robar una frase de Albert Einstein «No pretendas que las cosas cambien si siempre haces lo mismo», al momento de adquirir un compromiso, sabes que tus prioridades se reordenarán, no pretendas que si entras a la universidad, tus fines de semana, tus horas de sueños, tus madrugadas, tu circulo de amigos y compromisos familiares continuarán iguales!.-
-Es como una mujer que pretende que su vida siga igual cuando se casa o peor aún, cuando comienza a tener hijos, sabe que sus horas de sueño variarán, su apetito, sus gustos y placeres, todo girará en torno de sus nuevos seres.-
-Amigo, nadie dijo que fuera fácil, pero si sientes que te estás esforzando mucho es porque de verdad vale la pena!-

1 Comentario

  1. Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso. Charlie Chaplin

Comments are closed.