Con un alto contenido social, la Secretaría de Gobierno graduó a 2.000 jóvenes de las doce comunas de la ciudad de Pasto, que durante un mes y medio recibieron capacitación en convivencia y seguridad ciudadana con el fin de buscar una mejor vida en sus lugares de residencia.

El Funcionario de la dependencia, Gustavo Núñez dijo que se trata de un gran sueño para los jóvenes de los sectores más vulnerables de la capital de Nariño, cuyo objetivo está centrado en prevenir que caigan en los flagelos de la droga y la delincuencia.

Padres de familia señalaron que es una buena oportunidad para sus hijos quienes se acogieron a los proyectos de la alcaldía, sin embargo, esperan que les den alternativas de empleo para que no se queden con el oficio aprendido sino que los exploren.

“La iniciativa busca fomentar el sano aprovechamiento del tiempo libre de los jóvenes y el fortalecimiento del núcleo familiar mediante el desarrollo de actividades académicas y la canalización del liderazgo”, señaló el funcionario.

Uno de los jóvenes que fue beneficiario del programa dijo que esperan que los demás amigos y vecinos que aún no se han vinculado a los procesos, comiencen a integrarse para buscar el empleo y mejorar su calidad de vida, “recorrer la calle no trae futuro a nadie solo muerte y cárcel”.

El funcionario precisó además que este programa tiene como meta principal, contribuir en la construcción de convivencia y seguridad ciudadana a través de un proceso de formación integral, en donde la Administración local no escatimará esfuerzo alguno para que los jóvenes sean los multiplicadores de conocimientos en Pasto.

Agregó que en el programa, participaron integrantes de la Policía Nacional y funcionarios de la subsecretaría de Seguridad y Convivencia de la Alcaldía de Pasto.