Según el portal telesurtv.net El presidente de Ecuador, Rafael Correa, explicó que cerca de mil piscinas en la Amazonía ecuatoriana, al norte de la nación andina, fueron contaminadas por Chevron. El mandatario enfatizó que esta acción no quedará impune y «vamos a reaccionar contra tanto abuso y explotación».
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, mostró este martes al mundo «la mano sucia de Chevron» al visitar uno de los miles de pozos en la provincia de Sucumbíos (norte) contaminados por la empresa petrolera hace ya 30 años y que se niega a reconocer. 
«Ecuador, América Latina y el mundo esta es una de las mentiras de la empresa Chevron que destrozaron la selva amazónica y la vida», señaló Correa al mostrar su mano con restos de petróleo dejados por la empresa en selva ecuatoriana.
El mandatario ecuatoriano apuntó que el daño ambiental causado por la petrolera estadounidense es 85 veces peor que el derrame de British Petroleum (BP) en el Golfo de México y 18 veces más que el desastre de Exxon Valdéz en Alaska.
Recordó que «30 años después Chevron dice que remedió la contaminación y lo que hizo fue dañar aún más la selva al utilizar las peores técnicas, esto no fue remedio, sino que ocultó con capas de tierra la contaminación».
Chevron «quiere argumentar que la contaminación la realizó PetroEcuador cuando la petrolera ecuatoriana nunca tocó estos pozos (…) Utilizaron técnicas anacrónicas para envenenar nuestras tierras y llenarse los bolsillos», indicó Correa tras advertir que «vamos a mostrarle al mundo la mentira y la mano sucia de esta petrolera». 
Subrayó que por está contaminación, considerada como uno de los mayores desastres ambientales del planeta «hay personas enfermas, muertos, y prevalece el cáncer en el sector por esta agua contaminada».
Rechazó que a pesar de las técnicas que ya existían en los años 80 para evitar «tamaña desvastación», la petrolera estadounidense no las utilizara «para ahorrarse plata, si hubieran hecho esto en los EE.UU. hubieran ido presos pero como eran los amazonicos no más, en el Ecuador no más, pues no importaba».