Inicio Entretenimiento Lucía Garay, la actriz colombiana que falleció en plena obra de teatro

Lucía Garay, la actriz colombiana que falleció en plena obra de teatro

Compartir

Lucía Garay hizo parte de producciones como ‘La reina del sur’, ‘La Selección’ y ‘A corazón abierto’. Ella murió el pasado 4 de mayo durante una función de ‘La casa de Bernarda Alba’.

Ernesto Aronna, actor que también actuaba en esa obra, contó en La Red que no vio nada raro en la actriz antes de salir al escenario. “Es día ‘Luchi’ estaba muy bien, estaba normal y salió como un volcán en erupción a arrasar, a comerse el escenario“, recordó el artista.

Sin embargo, de un momento a otro, ella se giró hacia él y lo comenzó a mirar “de una forma muy extraña”. En ese instante, se bajó el telón y la actriz Ana Soler se dio cuenta de que Lucía estaba “desgonzada”:

“Pensamos que era un desmayo normal o un bajón de azúcar, pero viendo que ella no estaba reaccionando, yo le decía ‘Lucía, vamos, despierta’, pero ella no reaccionaba”.

Ana indicó en el programa que “lo más dramático de todo” fue que Paola Montoya, la hija de Lucía, también hacía parte de la obra y ella comenzó a gritar. “No te la lleves, Dios mío, no te la lleves, mi mamá no, por favor”, decía ella mientras el público escuchaba. Debido a esto, los espectadores pensaron que todo era parte de la función.

Paola también recordó cómo fueron esos momentos y contó que, al ver a su mamá en ese estado, se fue “a un rincón a gritar”, pues estaba desconcertada con lo que estaba pasando, sobre todo porque Lucía “era la persona más sana del mundo”.

Los médicos le preguntaron si acaso su mamá tuvo dolor de cabeza, se sintió mal o tuvo mareo antes de la obra de teatro, pero ella respondió “no” a todo; de hecho, ese día Lucía había salido “con demasiada fuerza” al escenario.

Tras algunos análasis, los médicos determinaron que la actriz había muerto por un aneurisma. “Al parecer, ella nació con eso”, dijo su hija, quien también explicó de que se trata esta anomalía:

“Es una venita que viene como un poquito defectuosa, entonces se va inflando hasta que un día tiene que reventar”.

En medio de la entrevista con La Red, Ana Soler contó cómo fueron los últimos segundos de su colega:

“La movimos un momentito hacia adelante para que tuviera mas aire, pero pues no hubo ninguna respuesta. De momento, ella hizo tomó un último aliento, abrió sus ojos muy grande, abrió la boca y cayó en nuestros brazos”.

A continuación la entrevista completa: