Inicio Noticias Tendencias en internet Cruel testimonio de exreligiosa quien revela que fue abusada durante 20 años...

Cruel testimonio de exreligiosa quien revela que fue abusada durante 20 años por una monja

Compartir

Se trata de Consuelo Gómez quien, desde los 18 años, cuando ingresó al convento de las Hermanas del Buen Samaritano, empezó a recibir maltrato psicológico y cuando fue la trasladada a España y todo empeoró.

Gómez es una chilena quien abrió un nuevo capítulo a los escándalos en la iglesia y con su historia intentar busca ayudar a otras religiosas para que sufran lo mismo que ella, dijo al portal Emol.

Luego que se retiró de esa congregación y a sus 37 años, reveló detalles que los abusos que sufrió:

“Yo fui abusada se–ualmente por una monja en España, que también era chilena y superior a mí, varias y repetidas veces. Y todos sabían y me hicieron callar. Me hicieron sentir a mí que era culpable de todo. Pero ahora comprendí que esta es una historia que yo viví, que es mía, y que no soy la única”, relató.

Según cuenta, todavía era novicia cuando todo empezó. Dijo que la primera vez que pasó fue en su propia habitación, espacio que compartían. Relató que “tenía asco” y sintió que le quitaron la dignidad. Sin embargo, solo fue el inicio pues los hechos se volvieron repetitivos:

“Cuando yo entraba al baño, ella también lo hacía y cerraba con llaves para luego manosearme. Me forzaba física y psicológicamente a hacer cosas que yo no quería”.

Asegura que quiso buscar la ayuda del sacerdote que era el director espiritual del recinto, pero fue testigo de primera mano del grave historial de encubrimiento de abusos y pedofilia que mancha la imagen de la iglesia de Chile:

“También me hizo callar, por lo mismo, porque me dijo que le iban a dar la razón a ella y no a mí, que yo para él era una simple novicia, y yo, por miedo, no sé a qué, pero por miedo, porque estaba lejos de mi familia, me quedé como parapléjica”.

También le prohibían el contacto con el mundo fuera de los conventos y las visitas de familiares se limitaban a dos o tres horas, una vez al mes, y los llamados tenían que durar menos de diez minutos. “Vivía con miedo”, asegura a Emol

Gómez también contó que en España le tocó atender y estar en contacto con todos los sacerdotes, capellanes y directores espirituales acusados de pedofilia y abusos y también sufrió acoso de ellos: “Muchas tocaciones indebidas. Se les iban las manos hacia zonas que no debían”. Esto pasaba también en Chile, pero en España lo defendían mucho y aceptaban este comportamiento”.

Pero con el tiempo los abusos tuvieron otras consecuencias en su salud. Hacia el año 2013 cuando ya no vivía en España le diagnosticaron fibromialgia, hirsutismo, osteopenia, artrosis y problemas en la columna y la cadera, además de depresión severa y del trastorno de estrés postraumático por aguantar y guardar el maltrato.

Según su relato, hace unos meses volvió a Chile y le contó al nuncio apostólico Ivo Scapolo todo lo que vivió y él en su momento se mostró comprensivo pero no hizo nada: “A mí la rabia que me da ahora es que el nuncio, sabiendo todo esto, no ha hecho nada”.

En 2017, finalmente Gómez dejó los hábitos:

“Me ha costado volver a vincularme con mi familia y confiar en el mundo porque fueron casi 18 años de estar sometida a un régimen. Ya no se puede decir que estuve en un convento buscando a Dios, porque nunca tuve la posibilidad de hacerlo”.

Después de que se conociera su historia, las Hermanas del Buen Samaritano emitieron un comunicado pidiéndole perdón por lo que vivió.