Inicio Noticias Carnaval Recuperando El Carnaval

Recuperando El Carnaval

Compartir

Por: Alberto Quintero Arturo

Generalmente los gobernantes son llevados de su parecer y a veces cometen errores, algunos por vanidad, otros por la cosa política que normalmente es la mayor causa de aciertos y desaciertos, en fin hay muchas maneras y estilos de gobernar.

Hoy tenemos una herramienta importante; la participación ciudadana, que es una pieza  fundamental de la democracia, que estimula la construcción de una sociedad activa que contribuye a jalonar aspectos socioeconómicos de una sociedad.

También podríamos hablar de gobernanza, que es una interacción de la administración pública con la sociedad civil, (empresas, ciudadanía, sindicatos, etc.) que no obedecen a una subordinación jerárquica, sino a una integración que busca articulación entre lo público y lo privado con el fin de concertar decisiones de beneficio económico, social, cultural, etc.

En cuanto al carnaval de Negros y Blancos de Pasto, que es un tema tan importante que venimos abordando decididamente hace quince años, puedo decir que avances muy importantes se han logrado en la actual administración del burgomaestre Pedro Vicente Obando.

Veamos: Para el 28 de diciembre logramos se institucionalizará como día Vede Canto al Agua donde entidades públicas y privadas se articulan para estimular y desarrollar eventos lúdicos culturales en la ciudad con el objetivo de evitar el despilfarro de agua, hecho que la sociedad ha ido asimilando conscientemente.

Hoy podemos decir que en Pasto ya no se juega, ni se desperdicia el agua y se ha recuperado un día económicamente productivo, por supuesto las tradicionales inocentadas vuelven a tomar fuerza el 28 de diciembre.

Respecto de los elementos de juego en el carnaval de Negros y Blancos en el carnaval pasado se logró que no se utilicen las cuestionadas espumas carnaval y la cal o talco industrial por bultos, lo que con estadísticas arrojó excelentes resultados en cuanto a seguridad, salud, etc.

No faltaron los desinformados y algunas personas inconscientes del daño que estos elementos significan para la salud, seguridad y demás en el carnaval, pero sobre todo la afectación al ecosistema que es imperceptiblemente ostensible. Vale comentar que la decisión del decreto restrictivo fue a destiempo y los comerciantes ya habían introducido estos elementos a la ciudad, lo que no ocurría ahora si se adopta la medida desde ahora, estamos a tiempo.

Estas dos decisiones han sido trascendentales y nos permiten asegurar que en parte se está recuperando la esencia cultural festiva de los pastusos, ahora lo que falta es cumplir lo pactado con la participación ciudadana en cuanto a la administración del carnaval. Señor alcalde Usted tiene la palabra, la ciudadanía espera su decisión.