Por: Alberto Quintero Arturo

Pasadas las elecciones el departamento de Nariño nuevamente tiene un número importante de parlamentarios que tendrán la responsabilidad de velar por los intereses del desarrollo de nuestra región y ponerle toda la atención que merecen los temas de infraestructura vial, aeroportuaria, marítima y terrestre.

Para nadie es un secreto que los proyectos que hoy están en ejecución se encuentran en serias dificultades, con algunas complejidades impredecibles que a la larga están traumatizando nuestro progreso.

Ahora que estamos ad portas de la elección del presidente de los colombianos más aún se genera esta incertidumbre, pues no sabemos quién quedará como presidente y mucho menos que suerte correrá nuestra región.

Será que es de los afectos de quien quede elegido o no, pues la voluntad política del presidente es definitiva para avanzar en la solución de nuestros problemas. Lo grave de esto es que se permitió cometer errores respecto de estos temas tan serios e importantes, pues esta es la hora en que estos proyectos vienen dilatándose por años y nada que se avizoran soluciones concretas.

Tendremos nuevo presidente de los colombianos y seguimos ladrándole a la luna en Pasto, nadie nos oye y así nos escucharan en el alto gobierno actual, mientras no exista voluntad política del presidente que ya no la hubo como lo estamos observando, no vamos a resolver nada.

Así venga al departamento de Nariño el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura ANI como está anunciada su visita; como dicen por ahí, “ya no hay tiempo de llorar” porque el daño ya está hecho en el caso de la doble calzada Rumichaca Pasto.

Simplemente al haberle otorgado dos años más al concesionario para resolver los inconvenientes con las comunidades del sur, la ANI ya cometió otro error más y lo que pueda suceder tendrá que resolverlo el nuevo presidente de la ANI y el nuevo presidente de los colombianos.

Entonces ahí es cuando vamos a aterrizar y como lo vengo diciendo es demasiado tarde, pues todo el mundo se lavará las manos; eso de ponerse a anunciar que el presidente de la ANI Dimitri Zaninovich viene no es ninguna novedad, ni solución, ya se había dicho que venía desde febrero; así venga “Mandrake” mago de magos, en este gobierno nadie va resolver nada.

Entonces ahí viene mi pregunta: ¿Quién le responde a Nariño; serán nuestros gobernantes, será la clase Parlamentaria recién elegida; será el nuevo presidente de los colombianos; será el nuevo presidente de la ANI; será el concesionario? Porque hay más de un figurín que son quienes nos dejaron meter otro gol (Devinar) y no van a responder nunca.