Compartir

Monseñor Dario Viganó  quien era el encargado de la oficina de comunicaciones del Vaticano, había sido acusado por la prensa de haber modificado una carta escrita por Benedicto XVI sobre el papa Francisco.

El  responsable de la comunicación del Vaticano, renunció este miércoles tras ser acusado  de haber manipulado una carta de Benedicto XVI sobre el papa Francisco, un escándalo que debilita la buena relación entre los dos papas y revela malestares internos.

La renuncia de Viganó había sido pedida por la página web conservadora Infovaticana, uno de los medios más críticos de Francisco, que acusó al poderoso director de las comunicaciones de la Santa Sede de “impresentable, mentiroso y manipulador”.

La omisión de algunos párrafos fue reconocida por la oficina de prensa del Vaticano, que lo justificó como un gesto de “discreción y no de censura”.

Pese a ello se desató un enfrentamiento público entre los conservadores que defienden las posiciones doctrinales de Benedicto XVI y los simpatizantes de Francisco y sus aperturas. según lo menciona El Espectador