Inicio Noticias Tendencias en internet Nuevas investigaciones mencionan que así era Jesús de Nazaret

Nuevas investigaciones mencionan que así era Jesús de Nazaret

Compartir

En su nuevo libro ¿Cómo era Jesús? (What did Jesus look like?), Joan Taylor, profesora de los Orígenes del Cristianismo y el Judaismo del Segundo Templo en el King’s College London, lo pinta de una forma muy distinta al imaginario que comúnmente tenemos las personas en donde lo muestran que Jesús era alto, peludo, rubio y hasta de ojos azules.

 

Taylor dice que las primeras representaciones artísticas de Jesús datan de al menos dos siglos tras su muerte y entregan información muy poco confiable de cómo era.

Entonces, para ver cómo era, la investigadora se remitió a textos arqueológicos que muestran cómo era la apariencia de los judíos en Judea y Egipto en el tiempo en que vivió Jesús, y estudió imágenes en monedas y en pinturas de momias egipcias.

Su investigación arrojó que Jesús medía alrededor de 1,66-1,70 metros, una estatura común en esqueletos de esa época. Las personas en Judea y Egipto tendían a tener ojos cafés, cabello negro y piel de tono oliva oscuro, de acuerdo con restos arqueológicos, textos históricos y dibujos de personas en los retratos de Egipto, contó Taylor en su libro. Era algo musculoso y delgado.

Aunque hubo interacciones entre los judíos de Judea y gente de Europa que pudieron tener piel clara, así como con personas de Sudán y Etiopía, de piel más oscura, los judíos de esa región tendían a casarse entre ellos en ese tiempo. Así, la piel, los ojos y el cabello de Jesús probablemente lucía como la mayoría de las personas en Judea y Egipto, explicó Taylor.

Los textos de aquel entonces dicen que los judíos en Egipto no se distinguían físicamente del resto de los egipcios alrededor del tiempo en que vivió Jesús.

Los registros históricos también mostraron que los habitantes de Judea tendían a mantener su cabello y barba razonablemente cortos y bien peinados, tal vez para alejar los piojos, que eran un grave problema entonces. Jesús, según Taylor, hacía lo mismo. según El Universal