Inicio Historias La historia de la cantante pastusa Angélica: “La voz ranchera”

La historia de la cantante pastusa Angélica: “La voz ranchera”

Compartir

La experiencia fue algo terrible, el miedo y los nervios le carcomían el cuerpo. Sintió como si estuviera en una montaña rusa. La voz se le volvió temblorosa, pero cantó 4 canciones que determinaron, sin duda, su camino como cantante y artista musical.

“Eso sucedió cuando estaba en grado séptimo y tenía 12 años”, pues desde los 10, cuando Angélica ingresó a la academía Claro de Luna, sólo se había dedicado a tocar instrumentos, entre ellos, la guitarra, la Kena y la flauta. “Sólo acompañaba a los cantantes y en el colegio, había perfeccionado el canto lírico, gramatical”, recuerda.

“Yo sólo cantaba en la casa, para ensayar con los instrumentos o cuando nos reuníamos con las demás compañeras del colegio Filipense y cantábamos en coro”.

Conjuntamente, Angélica hizo parte de grupos de Hard rock y rock en español. Sin embargo, el profesor de música del colegio Filipense, Leonardo Yepéz, la invitó a formar parte del grupo de música andina y latinoamericana: Intishur en el cual cantaba y acompañaba con la Kena.

En este sentido, su talento musical fue identificado por las monjas del colegio Filipense quienes la seleccionaron para que representará a la institución en concursos musicales a nivel departamental y en los que en varias ocasiones ocupó los primeros puestos.

“Perdía clases a todo momento, pero agradezco a las monjas quienes descubrieron y apoyaron mi talento musical”, sostuvo Angélica.

Con el pasar del tiempo, cuando estaba en grado 11, su padre, Homero Arteaga (Q.E.P.D), la motivó para que cantara rancheras: “tu vos es para las rancheras”, le decía.

A pesar que no le gustaba ese género musical, por coincidencia de la vida, una amiga que cantaba en un mariachi la invitó para que la reemplazará durante unos meses, debido a que estaba embarazada.  Angélica aceptó la invitación: “ todos eran mayores y me tocaba trasnochar, pero me aprendí todas las canciones”, precisó.

Luego de terminar el reemplazo de su amiga, se dio cuenta que tenía el talento para cantar rancheras. Así fue como en un concurso en Buesaco, decidió cantar con pistas y compró su primer vestido de mariachi “el negro con moños rojos”, dijo efusivamente.

“Fue muy bonito ponerme ese traje, ese símbolo, que me enseñó a descubrir la importancia de esa cultura y la música ranchera”, aseguró.

Angélica aseguró que ese traje de marichi es un arte ‘total’, pues su confección se hizo en Bogotá y tuvo un proceso cuidadoso y delicado, desde los primeros bosquejos del diseño,  los bordados, hasta las últimas puntadas del sastre.

Sin embargo, tras inconvenientes durante su consolidación como cantante y su carrera profesional como psicologa, hizo que se alejara de la música y hasta pensó en dejarla por completo, pues empezó a vender las cosas que había adquirido para ese propósito.

Tras un año de haberla dejado, como ella misma lo dice, la música volvió a “atraparla” y esta vez, conoció a Luis Troya (el 100 voces de Pasto)  quien, al primer día de conocerla y escucharla, no dudo en hacerle varias observaciones e identificó varios errores que cometía al cantar.

“Al principio me cayó mal, pero comprendí que se trataba de un hombre valiosísimo, que me ayudó a corregir los errores vocales que cometía”.

Para contrataciones puede escribir o llamar al 315 275 94 73

Troya también la motivó para que “diera pasos más grandes” y no sólo se dedicará a cantar en serenatas, pues la ayudó a proyectarse como una artista profesional y cantar como María Dolores Pradera, Helenita Vargas, entre otras. Además, Troya la acompañó y asesoró para participar en el Reality “Yo Me Llamo” en el 2016.

Actualmente, Angélica es conocida como “La Voz Ranchera” y tiene su última producción discográfica con su propio trío en homenaje a María Dolores Pradera y Helenita Vargas. El trío está conformado por Adrian Rojas (guitarra) y Juan Egas (Requinto).

Adicionalmente, en el mes de enero grabó su primer video musical “Ese Hombre”, del cual hizo su lanzamiento el 12 de febrero de 2018.

Angélica “La Voz ranchera” ha compuesto más de 40 canciones y ha participado como cantante en varios marichis de Pasto, entre ellos, el Mariachi Jalisco.