Inicio Opinión Voces ciudadanas ¿Te hiciste imponer la Ceniza? conoce el significado que guarda esta tradición

¿Te hiciste imponer la Ceniza? conoce el significado que guarda esta tradición

Compartir

Por. Pbro. Fernando Lopez Bernal /Párroco Policía Nacional 

Hago enfasis en este dato porque a solo 37 días de haber culminado la Navidad con la fiesta de la Epifanía del Señor, aún se siente el ambiente festivo de aquellos dias y ahora se nos pide prepararnos a los días de la pasión, muerte y resurreccion de Cristo.

Pbro. Fernando López Bernal

Los invito entonces a disponernos, como nos pide la Liturgia,a dicha preparación empezando por entender el significado profundo del término “Cuaresma”.

El tiempo Liturgico de la cuaresma es un gran “Retiro Espiritual”que debe vivir el cristiano año tras año para dedicarse a unos medios especifícos que nos abren las puertas del Reino de los cielos: conversión, penitencia y oración.

La conversion es el primer requisito que Jesùs hace a quienes llaman a seguirlo, según lopresentan los evangelistas; se trata de tener un cambio de actitud, modelar la vida al estlo de Jesús, de abandonarse a los brazos del Padre “rico en misericordia”, de iniciar el camino de regreso a la casa del Padre donde habiamos salido por nuestra propia voluntad para dilapidar los bienes recibidos gratuitamente.

La penitencia hace alusión a una serie de actividades que hacen que el alma “se duela”, es decir que cuesten un sacrificio de nuestra parte. Existen muchas de estas actividades pero una de ellas muy valorada por la iglesia, es el ayuno.

El ayuno no no hay que entenderlo como está escrito en la Palabra e Dios que se va a escuchar en estos días: “el ayuno agradable a Dios consiste en compartir el pan con el hambriento, dejar entrar en la casa a los pobres sin techo, vestir al que se ve desnudo y no volver a la espalda de los demás”(Isaias 58,6-9).

Como se trata de un tiempo de retiro entonces el hilo conductor es la Oración, es estar en sintonía con el Padre del Cielo, con el Dios de infinita Misericordia, con el Padre amoroso que esta dispuesto a entregarnos a su propio Hijo para que nosotros pecadores obtengamos el perdón y la paz. Es un tiempo para dedicar mas a la oración para que esta sea mas viva y más consciente, que sea verdadero diálogo y verdadera escucha.

En fin, Cuaresma es para obedecer las palabras de quien es Palabra eterna del Padre. “Vayan pues y aprendan lo que significa: Misericordia quiero y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a los buenos, sino a los pecadores”. (Mateo 9,13).