Noticias

Encuentran muerta y sin cabeza a estudiante del SENA que fue reportada como desaparecida

Se trata de la joven de 18 años, Gabriela Andrea Romero Cabarcas, quien fue encontrada sin cabeza en una zona de Malambo, Atlántico.

Al tiempo que las autoridades encontraban el cuerpo de la joven estudiante en una zona enmontada, su asesino, el expolicia Levith Aldemar Rúa Rodríguez reconocía su responsabilidad del atroz hecho.

Un equipo interdisciplinario conformado por peritos del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía y miembros de la Policía, halló el cadáver en descomposición de la joven estudiante del Sena Gabriela Andrea Romero Cabarcas, de 18 años, en una trocha del municipio de Malambo.

El hedor de un cuerpo en descomposición, tan común en el área debido a la cercanía de un matadero, no fue la alerta que les avisó a los pobladores de la presencia de una persona muerta en el lugar, pues es frecuente que estos olores causen repugnancia a los habitantes de la zona.

“No hubo señales de nada: ni de animales carroñeros sobrevolando ni olor extraño, por eso no habíamos notado algo raro”, dijo un morador del sector, que está ubicado a 200 metros de la Sexta Entrada de la vía Malambo–Caracolí.

Gabriela Andrea desapareció el 24 de noviembre. “Ese día salió por última vez de su casa en Soledad para una supuesta cita de trabajo en un centro comercial de Barranquilla”, indicó El Espectador.

De acuerdo con varios técnicos que participaron en el levantamiento, el cuerpo fue hallado sin cabeza, la cual se encontraba a escasos dos metros del resto del cadáver.

“Todas las hipótesis están siendo investigadas, la joven ha podido ser decapitada por la persona que la mató, pero también puede ser producto de los animales que hay en la zona, estamos cerca de un matadero”, dijo un investigador que pidió no revelar su identidad, según informó El Heraldo.

“Es prácticamente una osamenta, por eso y por la recopilación de pruebas en el área se tardó tanto el procedimiento”.

El cadáver ingresó como N.N. a Medicina Legal, ya que se requieren pruebas de ADN y carta dental para completar la identificación. Sin embargo, un tatuaje de gato en el muslo izquierdo y una manilla fueron la clave para que sus familiares confirmaran a la Fiscalía que ella era la víctima.

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top