Historias

La historia de Andrey Téllez, el profesor que da clases con chaleco antibalas

Foto: captura video Semana

Andrey Téllez ha recibido varios panfletos que lo amenazan con acabar con su vida; sin embargo, muy decidido enfrenta, todos los días, la posibilidad de morir en la próxima esquina del barrio donde vive.

Téllez es un profesor quien nació en un pueblo llanero, Acacias, Meta y estudió licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad Pedagógica Nacional

“…fue allí donde terminé de formar mi carácter ya influenciado por mi abuela, quien me enseñó cómo se siente la indignación y lo que se puede hacer con ese sentimiento. Mi padrastro, que al cuidar a su hijo biológico y a mí, me enseñó la igualdad y la justicia, y mi mamá, quien me enseñó a no callar nada y ser berraco”, relató Téllez a la Semana.

Téllez utiliza todos los días un chaleco antibalas como una medida de protección, y para explicar a sus alumnos las problemáticas de Ciudad Bolívar, localidad donde vive y trabaja.

“El chaleco ha sido en especial una herramienta pedagógica para mostrar la crudeza del mundo y, sobre todo, para que entiendan las problemáticas de la localidad que de otra forma sería aburrida para ellos”, señala Andrey.

“Ese chaleco para mí es como un trofeo. Es saber que estamos haciendo bien las cosas, saber que el trabajo territorial ha repercutido”, dijo el profesor a El Tiempo

“Una de las razones para solicitar protección fue una amenaza directa de un vigilante que cuidaba la montaña, la que ahora tiene el paso restringido. Él me dijo que era mejor que no peleara por asuntos que no me importaban. Una vez no soporté sus amenazas y nos fuimos de puños. Luego llegaron panfletos a mi casa, decían que me tenía que ir o sino me mataban”, cuenta.

En el proceso de probar que su vida estaba en peligro, en 2014 presentó un formulario de solicitud de protección a la UNP que incluye la denuncia formal y una fotocopia de la cédula. Esperó dos años y esta entidad le entregó en octubre de 2016 un chaleco antibalas y un celular para llamar a las autoridades policiales en caso de encontrarse en peligro.

“Cuando trabajaba en el Instituto Educativa Cerros del Sur (IES), un colegio que además se ha convertido en nuestro centro comunitaria porque une a la localidad en una lucha ambiental como es la construcción del parque Cerro Seco, los chicos me enseñaron a persistir. Tengo el caso de una estudiante que reprobó el exámen para ingresar a la Nacional y a la Pedagógica tres veces y, aún así, se preparó y hoy por fin está a punto de culminar su licenciatura en Matemáticas”, relató a Semana

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top