Voces ciudadanas

Los 120 mil votos que terminaron ‘aplastando’ al alcalde de Pasto

Voces Ciudadanas es un espacio para que nuestros lectores opinen y comenten sobre los acontecimientos cotidianos de manera libre e independiente. Esta sección no compromete ni indica el pensamiento o la opinión de narino.info

Por Diario del Sur

Me parece que debemos estar muy agradecidos con la revista Semana puesto que nos acaba de informar sobre algo de lo que no teníamos ni idea: que vivimos en un verdadero Paraíso Terrenal que se llama Pasto, ciudad que según la publicación, no le llega ni a los tobillos a Nueva York, Paris o Londres.

En efecto, no sabíamos que residimos en una copia mejorada del Edén de nuestros padres, Adán y Eva. Solo que nos tendríamos que referir a un paraíso lleno de huecos, donde no hay una sola culebra, sino miles de ellas, representadas en las deudas que tiene el municipio y los impuestos por Valorización que acosan a los residentes en la ciudad.

Lo cierto es que el Pasto que presenta la revista Semana es también un adelanto de la manera que se suele describir al Cielo, todo tranquilidad y paz, sin el más mínimo problema, todos tocando arpas con coquetas aureolas en las cabezas y saltando de nube en nube, espacio donde como están las cosas, es de creer que se mantienen el alcalde y sus colaboradores.

Precisamente esas aureolas fueron las que le faltaron sobre sus honorables testas al alcalde Pedro Vicente Obando y a todos sus funcionarios, quienes, en sus mejores poses más atractivas, -algunos y algunas, con miradas matadoras- aparecen en el papel esmaltado de la revista, en notas que harían morir en el acto a alguien que sufra de diabetes, puesto que son tan dulzarronas que empalagan hasta las náuseas.

Por ello, en la descripción de este Pasto de ensueño no se menciona la creciente inseguridad, con los permanentes atracos y robos en sectores como el centro de la ciudad, la plaza del Carnaval y la Cultura y la Avenida Idema, donde las bandas delincuenciales les quitan a sus víctimas hasta los calzoncillos; ni hay el más mínimo comentario a los expendios de basuco y marihuana, que al igual que las pandillas juveniles, son un calvario en numerosos barrios.

También se quedaron en el tintero el aumento en la mortalidad por los accidentes de tránsito y las espantosas congestiones vehiculares y los huecos que tienen en ruinas las calles y los nervios de los conductores.  Tampoco se hace referencia a las constantes peleas entre los señores de Espacio Público y los vendedores ambulantes, que más de una vez han dado lugar a bochornosos episodios, con cuchillos y mentadas de madre incluidas.

Así las cosas, los lectores de este gran  número de la revista Semana dedicado a Pasto, no se enterarán de los altos índices de desempleo que afectan la ciudad, ni tampoco sabrán que en materia de inversión social la capital nariñense se encuentra como el Deportivo Pasto,  en los últimos lugares.

Como dicen las señoras, es un pecado y de repeso,  mortal, que duele en el alma,  que el doctor Pedro Vicente Obando haya dispuesto de 600 millones de pesos del erario público para este infame informe color de rosa subido.

Además, habría que pensar que el alcalde  cree que en Pasto los medios de comunicación y los periodistas son de medio pelo, puesto que se valió de personal de Bogotá, que ni siquiera conoce la región,  para las propagandísticas notas en las cuales lo  único que faltó para completar  el rosario de mentiras y falsedades, es decir que los concejales de Pasto, son los más inteligentes de Colombia.

Ante semejante metida de pata, la gente afirma que  los más de 120 mil votos que recibió sobre sus hombros  Pedro Vicente Obando, para ser electo alcalde, terminaron aplastándolo.

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top