Noticias

La triste historia de la abuela nariñense que fue abandonada en El Dorado

Ligia Flórez Muñoz, de 77 años, quedó abandonada en el Aeropuerto El Dorado, el 30 de mayo de 2017, luego que fue enviada sola desde Ciudad de México, en el vuelo 2932 de la aerolínea Interjet. Doña Ligia Flórez sufre párkinson, no puede hablar y padece un cuadro de desnutrición.

Doña Ligia arribó a El Dorado con dos cartas en un bolsillo: una dirigida a Migración Colombia y otra a la Policía Nacional, ambas fechadas el 30/05/2017 y sin firma.

“Debido al estado de vulnerabilidad, Interjet alojó a la señora en un hotel y ha propendido por un trato humano e integral”, dice el documento que envió la aerolínea a la SDIS y en el que solicitó: “Agradecemos que reciban a la pasajera, quien se encuentra sola y en estado de vulnerabilidad dada su edad y su enfermedad”.

Tras conocer la noticia, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, hizo que doña Ligia ingresara al hogar geriátrico Centro Bosque Popular, donde ha permanecido cinco meses y desde donde espera para que sus familiares vayan a su encuentro.

Según informó El Tiempo, se logró identificar dos de los tres hijos, uno es Germán Ortiz Flórez quien vive en Tumaco, ciudad natal de Ligia Muñoz y el otro es Óscar Rodríguez Flórez, quien vive en Guanajuato (México) y la envío sola desde ese país.


A pesar que se identificaron a los familiares fue necesario que la Secretaría de Integración realizara una denuncia por alimentos al adulto mayor en contra estos dos hombres. Oscar Rodríguez manifestó que está sin empleo y sin resolver su situación migratoria en México, pero se comprometió con enviar 100.000 pesos mensuales, según el acta de esa conciliación.

Por su parte, Germán Ortiz quien vive en Tumaco y fue abandonado por doña Ligia, reunió dinero para viajar hasta Bogotá:  “Pienso que es muy difícil decirlo, pero mi mamá tuvo sus errores. Ella no me crió por cosas que solo ella sabe, pero no puedo hacer nada, ya pasaron 50 años”, relató con resignación.

“Germán jamás vivió con Ligia. Ni siquiera fue amamantado por ella. Creció con un nudo en el corazón que se desenvolvió en tres oportunidades en cinco décadas. Tres veces en las que este hombre le vio el rostro a su madre”, afirmó El Tiempo.

Ese periódico agregó:

La primera fue cuando tenía 6 años, al pasar por casualidad por la misma calle en Tumaco (lo recuerda vagamente). Otra a sus 25, en Barranquilla, y por invitación de un hermano de ella. Y la última hace dos años, antes de que partiera a México con Óscar, su medio hermano.

Doña Ligia nació en Tumaco, el 16 de junio de 1940  y luego de terminar sus estudios de bachillerato decidió ir a Bogotá a estudiar en compañía de su novio, un joven de 18 años que también acababa de salir del colegio. Quedó en embarazo y dio a luz. Mes y medio después, simplemente desapareció.

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top