Carnaval

Previa al carnaval, nuestros artesanos cuentan su historia…

Leonar Augusto Zarama Cardona, nació el 17 de diciembre de 1966 en San Juan de Pasto, Nariño, en ‘la tierra del talento y del cuy’. Un hombre que no nació en el gremio de artesanos, pero que siempre estuvo rodeado del mejor talento de artistas del sur occidente Colombiano, lo cual forjó su amor y su razón de sentir el arte en el Carnaval de Blancos y Negros.

Sus padres fueron quienes poco a poco cultivaron el amor por el carnaval, lo llevaban a los desfiles desde muy pequeño y una vez tuvo edad y estatura suficiente para admirar las murgas musicales y las grandes figuras de los desfiles, sintió como la alegría del publico estremeció su sentir, para que de ahí en adelante, cada año nazca el deseo de participar con una carroza en el desfile magno del carnaval.

Inició su camino como un ayudante más en los talleres de la época, después de haber adquirido la experiencia necesaria en el arte de hacer carrozas, decidió participar por primera vez en 1987 con la carroza que él llamaría “Realidad Mágica”, con la que sin apuntar al premio mayor, ocupó orgullosamente el segundo lugar en aquel carnaval. A raíz de esta postulación, la motivación crecería mucho más y las ganas de hacer mejores figuras y buscar mejores temas para participar, lo llevarían a ganar por tres años consecutivos en 1990, 1991 y 1992 el primer lugar en la modalidad de ‘carrozas del carnaval’.

Entre las carrozas más renombradas de nuestro artesano encontramos: “homenaje al maestro Alfonso Zambrano”, en la que retrató sus qué haceres y con la que pudo hacerle un homenaje en vida, otra fue “el trasteo de la niña María”, con la cual intentó contar un poco a cerca de la vida de Pedro del Castillo Zarama o más conocido como Pedro Bombo, quien avisaba a la bulla de su tambor, que iniciaban las fiestas para la ciudad; y finalmente “la mujer Mula”, una carroza que comenzó a divulgar el chisme de los enredos de los curas con las mujeres del pueblo.

“Hemos aprendido, es un gusto aprender e investigar y ver sobre todo la naturaleza de cómo ha evolucionado nuestro carnaval” dijo el maestro Zarama.

Al preguntarle, cómo eran antes y ahora las carrozas, respondió: antes, simplemente eran bosquejos que se presentaban para poder participar y la idea y el diseño solo provenían del maestro, pero hoy en día las cosas han cambiado, pues no solo se presenta un bosquejo sino una maqueta en 3D y la tecnología juega un papel muy importante al momento de diseñar una carroza; es por eso que se debe formar un grupo de trabajo múltiple, que se compone al inicio de 5 personas y al finalizar el periodo terminan 20, en el que la experiencia de algunos enseñe a otros y la juventud y mentes brillantes de los nuevos aflora en ideas que aporten al diseño final.

Según el maestro, anteriormente las temáticas de los desfiles se encaminaban a proyectar homenajes o remembrar cuentos, leyendas o mitos de nuestra región, pero en los últimos años, él ha querido ser un poco más reflexivo y crítico, puesto que la misma situación de nuestro país y del mundo, así lo exigen.

Hoy suma más de 33 años de desfiles con sus carrozas y el carnaval del 2018 no será la excepción; en esta oportunidad quiere hacer un reconocimiento a Sur América, a todas las comunidades indígenas que la habitan, desde la Patagonía hasta México, unidas por una sola bandera conocida como la Güipala y que identifiquen la tradicional ‘Mindala’, que tan solo es un encuentro cultural entre todos los que la habitan para intercambiar sus productos y tradiciones, así el maestro Zarama la llamará ‘Abya Yala’.

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top