Historias

Historia de los dos caleños que vendieron un libro en $ 53 millones. Lo que hicieron con el dinero te sorprenderá

Foto: renunciamosyviajamos.com

La historia la vivieron Andrés Felipe Álvarez y su novia, Lina Marcela Ruiz, dos vallecaucanos dedicados a viajar por el mundo, y quienes dejaron todo para aventurarse en esta actividad de la cual recientemente escribieron su libro ‘Renunciar y viajar’.

El libro de Andrés y Lina tiene un precio de 53.100 pesos; sin embargo, un comprador a quien ellos llaman ‘el de los tres ceros’, les compró un ejemplar en $ 53.100.000, es decir, unos 18.000 dólares.

“Era 12 de septiembre. Una revisión de Lina a la cuenta bancaria le daba vida a una de las anécdotas más increíbles que hemos vivido juntos: a uno de nuestros lectores se le atoró el dedo en la tecla cero. En lugar de pagar su libro en $ 53.100 –unos 18 dólares-, depositó en nuestra cuenta cincuenta y tres millones cien mil pesos por uno de nuestros libros. 18.000 dólares es una cantidad de dinero que nunca hemos visto”, cuenta la pareja en su blog.

La pareja de aventureros narra que se trató de una equivocación de un joven empleado quien terminó desembolsando más de la cuenta.

En un principio la pareja pensó en todo lo que podían hacer con ese dinero:

“’La Jebi’ (un Renault Kangoo) nos costó unos USD 4.000 y por estos días no anda muy bien. Podríamos repararla. Podríamos hasta cambiarla. Tenemos una deuda considerable que adquirimos para pagar la realización e impresión de los dos mil libros de la primera edición. Podríamos pagarla”, resume la pareja, y dice que hasta se pensó en costear el viaje que tiene planeado para ir al Mundial de Rusia.

Sin embargo, la decisión que tomaron fue contactarse con la persona que compró el libro quien les contó que “empleado suyo (era) el causante del error y que no tenía cómo agradecernos el gesto de honestidad”.

La pareja dijo que el haber aprovechado el error iba en contra de sus principios:

“Aquello sería transitar por la vida arrastrando un yunque de oro y nosotros preferimos andar livianos. Antes de que pudiéramos pronunciar esa cifra de seis ceros a la derecha, Lina estaba hablando con el dueño del dinero para hacerle saber su equivocación. Remataba la llamada con un ‘tranquilo. Hoy mismo tendrá su dinero de regreso. Ya vamos camino al banco’”.

Gracias a esta equivocación, la pareja de aventureros cuenta que ha vendido más libros de los que imaginaba, y que el hombre (comprador) le obsequió un millón de recompensa.

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top