Voces ciudadanas

Así se pasan por la ‘galleta’ las normas del aeropuerto de Chachagüí los ‘honorables políticos’

Voces Ciudadanas es un espacio para que nuestros lectores opinen y comenten sobre los acontecimientos cotidianos de manera libre e independiente. Esta sección no compromete ni indica el pensamiento o la opinión de narino.info

Por Víctor M. Ladinez

El día de ayer, 17 de septiembre fui a recoger a mis padres al aeropuerto que llegaban de Bogotá en el vuelo de la mañana; como sabemos están en obras de remodelación desde hace varios meses y de alguna u otra forma se entiende que el escenario implica que todos debemos poner de nuestra parte para que la situación sea mas o menos llevadera en medio de la incomodidad que eso representa en aras de un beneficio a futuro.

Para esto se fijan unas normas que son claras y que incluso responden a principios y leyes superiores … y sin embargo aun persiste la ideas de tolerar y someterme al turno y a la espera que sea necesaria.

Esta información se encuentra ubicada en la puerta del aeropuerto, justo antes de comenzar la bahía de taxis

Entonces llego y le informo al personal de seguridad que voy a recoger a mis padres y que mi padre es una persona de mas de 80 años y que tiene dificultades respiratorias, quienes en respuesta me invitaron a hacer la fila … hasta ahí todo bien, estaba de tercero así que no me pareció nada mal; en ningún momento pedí por ejemplo que me hagan pasar primero … aunque la norma dice que así debería hacerse por la condición de mi padre.

Mi sorpresa y molestia surgen cuando llegaron las camionetas de nuestros honorables políticos de turno y ellos pasan sin hacer fila alguna; esta situación me incomodó mucho y le reclame al personal de seguridad y para colmo de males termine regañado mientras varios de estos personajes suben y bajan cuando la fila permanece quieta … mi sorpresa fue aun mayor cuando descubro que incluso tienen su propio espacio reservado en la parte superior (donde se supone que nadie debe parquearse) … es decir aparte de pasarse por la galleta la norma que ellos mismos hicieron, reciben beneficios adicionales.

Momento en que una de estas camionetas se ubica de primera sin respetar la fila

Cuando ya baje le pase gritando a esos de seguridad …. “gracias por nada, corruptos”

A los pocos instantes baja otra camioneta que ya se encontraba arriba, mientras tanto la fila no se mueve y algunos pasajeros cansados de esperar arriba, como los del primer carro ya han bajado para subirse en su vehículo



Me pregunto entonces de que sirven tantos acuerdos de paz o la visita del papa, sin el fondo seguimos siendo un país mediocre y mal hecho, cuya única tradición son los errores o tal vez esto responda a que la discapacidad mental, ética y moral que estos ilustres personajes ampliamente poseen es suficiente para que reciban este trato exclusivo para personas con beneficios especiales.

Así luce la parte alta, donde esta el ingreso al aeropuerto; nótese que ya es un espacio reservado para ellos; en ese momento salió una de esos vehículos el personal de seguridad me ofreció ocupar el espacio a lo que respondí que no gracias, puesto que yo si respetaba las normas

Que nuestra clase política haga lo que le de la gana no es ninguna novedad; este no es un hecho aislado siempre es igual … siempre es la misma historia; después de mas de 200 años seguimos haciéndole la venia a los mismos amos pintados ahora de otros colores y con banderas diferentes; lo verdaderamente grave y triste que es que la constructora se burle de las normas para tener contentos a estos honorables individuos para que en las siguientes licitaciones sean bien recibidos.

Otro grupo que igual recibe un trato preferencial son los jugadores de fútbol, lastimosamente no tengo fotos de las flotas que suben a dejar y recoger a estos jóvenes saludables y llenos de vida, que al menos en apariencia tampoco clasificarían en estos grupos preferenciales.

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top