Hechos de Paz

Con procesos sostenibles Servicio de Pastoral Social de Samaniego arrebata jóvenes al conflicto

El proceso de Fortalecimiento de iniciativas juveniles en municipios de la Cordillera Nariñense, desarrollado por el SEPASVI abarca los municipios de Cumbitara, Santacruz Guachavés, Providencia, Los Andes, La Llanada, Samaniego, Linares y Ancuya.

SEPASVI, Servicio de Pastoral Social de la Vicaría San Juan Bautista, lleva 15 de años de trabajo en la región y nació como una respuesta de la Iglesia Católica local frente a los dificultades que vivía y aún padece la región fruto del histórico abandono estatal, el incremento del conflicto armado y la presencia de cultivos de uso ilícito que poco a poco fueron deteriorando el tejido social de la región.

Los efectos constantes y visibles como el desplazamiento, el confinamiento, víctimas de minas antipersonales van de la mano de otros no tan visibles pero igual de impactantes como el miedo, la desconfianza, la pérdida del sentido de la vida y la ruptura de los valores esenciales que identificaban a esta región.

Estos fenómenos han ido afectando de manera continua y gradual a las comunidades tanto de las cabeceras municipales como de las veredas; estos hechos son más patentes en la población juvenil que en muchos casos ha sido invisibilizada y poco atendido por parte de las instituciones y organizaciones sociales.

Nariño, de acuerdo con los datos del DANE, posee una población aproximada entre los 12 y 17 años de 200.373 personas.

Muchos de los jóvenes que hacen parte del proceso de iniciativas juveniles, han sido afectados directa o indirectamente por el conflicto armado, la presencia de cultivos de uso ilícito, el desplazamiento, los actores de la guerra y en general por el abandono histórico de regiones como la que atiende el SEPASVI.

Los jóvenes y señoritas han tenido que presenciar en forma silenciosa, sin mucha atención, los efectos de los fenómenos antes descritos y han asimilado los nuevos parámetros de conducta trastocados por los escenarios de conflicto cercanos a ellos.

La población joven del departamento, entre los 18 y 28 años, es aproximadamente de 330.546 jóvenes.

Dinámicas ahora presentes en el territorio, como el peligro por la vinculación a grupos armados no estatales, el aumento en el consumo de sustancias psicoactivas, en especial alcohol, tabaco y marihuana, rompimiento de sus entornos protectores, violencia de género, entre otros unidas al desconocimiento de la problemática juvenil, la falta de política públicas concretas y eficientes ubican a los jóvenes de la región en un alto grado de vulnerabilidad.

SEPASVI ha procurado, a través de sus intervenciones y del apoyo solidario de instancias de Cooperación Internacional, consolidar unas constantes alianzas de esfuerzos institucionales y sociales para atender las demandas y brindar oportunidades de equidad en el acceso a los derechos y servicios que requieren los jóvenes.

En el siguiente vídeo usted puede apreciar de viva voz las experiencias de los jóvenes de la región:

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top