Noticias

11 Vicepresidentes ha tenido Colombia desde 1886 y para muchos sigue siendo una figura decorativa

La Reforma Constitucional de 1991 revivió la figura presidencial que había sido abolida por la reforma constitucional de 1910 (Acto legislativo N° 3 de 1910).

En Colombia, a partir de 1991, se creó la figura del vicepresidente de la República de Colombia siendo este el  segundo más alto cargo del poder ejecutivo en Colombia. Pero no el segundo en poder.

El segundo cargo político más poderoso después del de presidente sigue siendo el de Alcalde Mayor de Bogotá, cargo que actualmente desempeña Enrique Peñalosa.

La responsabilidad mayor que tiene el vicepresidente es el de reemplazar en sus faltas temporales o absolutas al Presidente.

Según el portal de la Vicepresidencia de la República: “El Presidente de la República podrá confiar al Vicepresidente misiones o encargos especiales y designarlo en cualquier cargo de la rama ejecutiva”.  Es por ello que luego de al reforma constitucional de 1991 los Vicepresidentes han tenido diferentes cargos como diferentes han sido los siete vicepresidentes que han sido elegidos a partir de 1994.

La historia de Colombia indica que hemos tenido 11 vicepresidentes en total después de la Constitución de 1886. Cuatro de ellos en el período de 1886 a 1905 y siete en el período de 1994 hasta la fecha.

Remontarnos antes de 1886 es entrar a historias complejas y a veces pantanosas, puede que igual o más que la vida política actual.

El primero fue Eliseo Payán (1 de abril de 1886 – 8 de febrero de 1888), le siguieron Miguel Antonio Caro (7 de agosto de 1892 – 18 de septiembre de 1894), José Manuel Marroquin (7 de agosto de 1898 – 31 de julio de 1900) y el cuarto de este período fue Ramón González Valencia (7 de agosto de 1904 – 10 de marzo de 1905).  Los cuatro asumieron de alguna manera o en algún momento la Presidencia de Colombia.

A partir de 1994 se han elegido por voto popular cinco vicepresidentes y dos de ellos han renunciado para dar paso a otros dos.  En total han sido siete.

1994 a 1996 Humberto De la Calle, renunció por diferencias con Ernesto Samper por el escándalo del Proceso 8.000.  Fue nombrado siendo vicepresidente Embajador de España.

1996 a 1998 Carlos Lemos Simmonds, quien recibió la palomita por una semana de ejercer la titularidad de la Presidencia y por ello recibió pensión como tal y luego la sigue recibiendo su viuda.

1998 a 2002 Gustavo Bell Lemus, durante el gobierno de Pastrana se encargó de la oficina de Derechos Humanos (1998-2001) y fue ministro de Defensa Nacional (2001-2002).

2002 a 2010 Francisco Santos Calderón, estuvo acompañando los dos períodos presidenciales de Alvaro Uribe Velez; por encargo del presidente tuvo a su cargo los temas de derechos humanos, lucha contra el secuestro, contra la corrupción, programas en bienestar de la juventud y lucha contra las minas antipersonal.

2010 a 2014 Angelino Garzón, fórmula en el primer período presidencial de Juan Manuel Santos; se destacó como negociador en diferentes conflictos sociales pero al final del período de gobierno tuvo alejamiento con el presidente que le nombró Embajador en Brasil pero no aceptó al final.

2014 a 2017 Germán Vargas Lleras, quien asumió temas de infraestructura y vivienda; renunció para postularse como candidato a la presidencia de la República.

2017 a la fecha: Oscar Naranjo, asume por encargo del Presidente temas relacionados con el post acuerdo.

Muchos críticos opinan que la figura del Vicepresidente se debería abolir ya que consideran que es un cargo decorativo y oneroso para el erario público.

El vicepresidente gana algo más que $220 millones al año pero lo que más recalcan es que el cargo se presta para malentendidos debido a que hay personas que no saben ni para qué funciona aunque lleva más de 20 años de existencia. “

El dinero gastado por la vicepresidencia fue motivo de discusión cuando se conoció que la candidatura de Angelino Garzón a la dirección general de la OIT, habría costado más de 300 millones de pesos.

Pero ese no es el único motivo. También  se subraya que los vicepresidentes no han servido electoralmente ni han sido claves en el desarrollo de las administraciones.

El analista político Rubén Sánchez asegura que “Normalmente desde la época de Ernesto Samper se le ha encargado de los temas de Derechos Humanos, pero esa no es una función de Gobierno”.

El analista político Ricardo García Duarte señala que los casos en los que el vicepresidente y el mandatario se contradicen en público no resulta positivo para la institucionalidad.

Durante la historia republicana, ya sea antes de la Constitución de 1886, durante la misma o el período de la actual Constitución la figura Vicepresidencial siempre ha sido cuestionada.  ¿Será el momento de repensar esta figura que más parece ser un cargo burocrático con visos presidenciales posteriores?

 

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top