Recursos Pedagógicos

La importancia de enseñarle disciplina a los niños

Aunque para muchos la disciplina y el orden parecieran ser teorías que van en contra de la libertad, la verdad es que son importantes para el desarrollo de los niños

Muchas personas sostienen que hoy los hijos requieren mayor severidad como sus padres fueron con ellos.

La falta de obediencia de los chicos, según algunos padres, se debe a la falta de “mano dura”.

Aunque es cierto que hace falta rescatar la firmeza, también es claro que los golpes, insultos y castigos de antes eran comportamientos abusivos hoy lo único que lograría sería convertir la casa en un campo de batalla.

No incluye la firmeza una actitud tirana que lleve a la ruptura de las relaciones con los hijos.

El objetivo de la disciplina no se debe enfocar simplemente en que los hijos obedezcan por temor a ser castigados, sino que sean personas responsables, es decir, que actúen y se controlen porque saben que tienen que enfrentar las consecuencias de los actos.

La disciplina de hoy debe promover que los hijos actúen como es debido porque han aprendido que obrar en forma indebida implica tener que enfrentar consecuencias lamentables, o por lo menos desagradables.

Es necesario fijar las normas de conducta que se espera que se cumpla en el hogar y las sanciones que se aplicarán si se incumplen. En segundo lugar, hay que explicársela a los hijos en forma clara. Por ejemplo, si el niño no quiere venir a cenar cuando se le llama hay que recordarle que la norma de la casa es de quien no llega a tiempo a la mesa “lo deja la cena”.

Muchos hogares confundieron la disciplina y la firmeza con el castigo o lo asociaron a este tipo de conductas y cayeron en actitudes permisivas que también son dañinas para la vida de los niños y niñas.

El diálogo y el respeto unido a normas claras y conductas responsables pueden ayudar a formar mejores seres humanos en el futuro.

To Top