Voces ciudadanas

‘La crisis de gobernabilidad tiene en cuidados intensivos a la salud en Nariño’

Foto: las2orillas.co

Voces Ciudadanas es un espacio para que nuestros lectores opinen y comenten sobre los acontecimientos cotidianos de manera libre e independiente. Esta sección no compromete ni indica el pensamiento o la opinión de narino.info

Por: Jorge Luis Cabrera C

Como lo hemos informado en este medio, el departamento de Nariño atraviesa una crisis de carácter administrativo, de visión de territorio, porque quien está al frente de la orientación es un paisano que muy poco ha vivido en la tierra y que ganó unas elecciones de la mano de quienes han manipulado el poder político y han impedido el desarrollo de la región.

Personajes como Myriam Paredes, Tato Álvarez, Eduardo Enríquez Maya, Manuel Enríquez Rosero, Neftalí Correa, recientemente despojado de la investidura de Representante a la Cámara por actos de corrupción cuando fungió como alcalde de Tumaco; Liliana Benavides, Oscar Fernando Bravo; adjetivados como “Los Brujos” por el antiguo comandante del M-19, apoyaron la candidatura neófita de Camilo Romero, con el apoyo desafortunado de Raúl Delgado y Antonio Navarro W.

La crisis de gobernabilidad se refleja en sectores tan importantes como el de salud, donde persiste una crisis en la dirección del Hospital Universitario, que está al borde del naufragio después de haber calificado como uno de los mejores de Latinoamérica. El temor que infunde el padrino (Tato Álvarez) del actual gerente, que a pesar de haber quedado de tercero en la terna escogida por la Universidad de Medellín, ha impedido que el gobernante acate los fallos de tutela que favorecen a la ganadora.

El abogado Francisco Fajardo defensor de quien obtuvo el mejor puntaje ha manifestado a los medios de comunicación: “en este caso sabemos  precisamente que un juzgado de familia, en un fallo de tutela que se encuentra debidamente en firme, le ordenó a la Junta Directiva del Hospital Departamental que proceda a dejar sin efectos el acuerdo 07 del 8 mayo de 2017 por el cual esta Junta extralimitando sus funciones, procedió a reclasificar y a recalificar el resultado del concurso, excluyendo a dos aspirantes al cargo de Gerente del Hospital Departamental: Ana Belén Arteaga y Gladys Myriam Sierra, quien ocupó el primer puesto dentro del proceso de la convocatoria realizado por parte de la Universidad de Medellín”.

Los “demandantes solicitan a la Fiscalía y al juez competente, imposición de medida de aseguramiento de detención preventiva en establecimiento de reclusión al presidente y demás miembros de la Junta Directiva del Hospital Universitario Departamental de Nariño”.

Por otro lado, el jurista defensor, aseveró que “el Tribunal Contencioso Administrativo de Nariño con el pronunciamiento Álvaro Montenegro Calvachy, estableció en su momento, que tiene que proveerse el cargo de manera definitiva con quien ganó el concurso y quien gana el concurso no puede ser nadie distinto que quien ocupó el primer puesto en la sumatoria de los consolidados entregados por la Universidad de Medellín”.

Finalmente, el abogado dejó en claro que “de parte de la asesoría jurídica y apoderamiento que estamos en cabeza de mi despacho de abogados y en favor de Myriam Sierra no claudicaremos, lo rectifico e insisto no vamos a claudicar no retrocederemos un solo ápice en demostrar de que en este caso se está cometiendo una grave afrenta al ordenamiento jurídico que están conculcando de manera sistemática derechos fundamentales y se están contrariando los intereses de la comunidad”.

En el Instituto Departamental de Nariño, gerenciado por un sobrino del zar-senador de la salud, es vox populi el abultado paquete de contratos y la movilidad permanente de los contratistas.

En el mismo sector de la salud hospitalaria, la administración de Romero Galeano, está en mora de convocar al concurso de méritos, para designar gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión. El Consejo de Estado determina:

Ahora mismo, se encuentra intervenido el Hospital San Andrés de Tumaco, el más importante centro hospitalario de la Costa Pacífica, pero que por negligencia y falta de gestión administrativa de la gobernación se encuentra en cuidados intensivos. Al promotor del “vale huevo” en su época juvenil, le importaron un pepino los pliegos de necesidades, soluciones y peticiones que hicieron los trabajadores del hospital, para evitar la crisis por la que atraviesa.

El viernes pasado, la administración municipal de Túquerres ordena el desalojo físico de los pacientes y personal del Hospital del Municipio, que atiende a pacientes de más de 11 municipios aledaños a la Sabana. Narcisa Cárdenas, vocera de la comunidad manifestó que se debe a problemas politiqueros, Adolfo Fernández, gerente de la IPS Bienestar Gestionar que administraba la entidad hospitalaria dijo que fue tan súbito el desalojo que no les dieron tiempo de cerrar las historias clínicas, mientras el burgomaestre, Álvaro Palacios, se limitó a decir que tuvo que recurrir a urgencia manifiesta porque tenemos el compromiso de entregar las instalaciones la próxima semana ¡qué falta de espíritu humano de este personaje!

Con la salud del pueblo no juega. La salud es un derecho y debe garantizarse a todos. Un grupo de diputados, ha propuesto convocar un cabildo abierto donde se analice la situación hospitalaria y de salud del departamento. Existe incertidumbre con lo que les podría pasar a los dos centros hospitalarios psiquiátricos existentes, San Rafael y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de continuar el desgreño administrativo en salud.

A nivel nacional el gobernador goza de buena imagen, dentro de sectores políticos, pero como siempre, cuando todo se fundamenta en mantener una imagen a punta de artificios publicitarios, la mantequilla se va derritiendo y la realidad empieza a manifestarse.

To Top