Historias

El pastuso que viajó durante 20 meses ‘echando’ dedo para romper los esquemas de la vida

Iván Mauricio Parra Zuñiga, es un pastuso que, a los 25 años, por cosas de la vida, decidió viajar por Suramérica de mochilero, “echando” dedo.  Renunció a su empleo en Bogotá para hacer un viaje de 25 meses.

Salió de viaje el 14 de junio de 2014. Al principio, su idea era viajar como turista hasta Brasil y disfrutar del mundial. El viaje lo tenía planeado con un amigo de trabajo, un costeño con quien habían decidido viajar por máximo 4 meses y regresar.

“Empecé a preparar el viaje, llamé a mi amigo, pero no me contestó. Cuando lo hizo, me dijo: yo ya no voy, yo estoy más viejo que vos, sino consigo trabajo ahorita, paila.”

Al saber está noticia, y una vez que, Iván renunció a su trabajo decidió viajar hasta Brasil como un turista normal, pero sin saber que en el camino tomaría un rumbo distinto y en condiciones diferentes, como mochilero y ‘echando’ dedo.

Terminó viajando por Suramérica 1 año y 8 meses y cuando regresó a Colombia viajó 5 meses por Colombia.

La Universidad y el trabajo con un buen sueldo

“Fue algo rarísimo. Yo salí de la universidad y logré trabajar en un banco durante 4 años. “Me iba muy bien en el banco, pero no me sentía completamente feliz, a pesar que ganaba bien”, afirma.

Por cambios estructurales en esa entidad decidió renunciar: “iban a cambiar mis funciones y significaba retroceder en el tiempo. Como volver a empezar. Esa fue la chispa que me motivo a buscar otra cosa. Si quiero hacer algo bueno, me retiro y busco algo diferente”, asevera.

Los inicios de mochilero

Al principio no sabía cómo viajar y viajo con un tío hasta Ibarra, Ecuador, después de un partido de Colombia. En esa ciudad, un amigo le dijo que había una fiesta indígena, el Inti Raimi, a la cual asistió. Se quedó una semana conociendo Otavalo, Peguche, donde fue el centro de ceremonia: “ahí fue donde se abrió todo, toda la perspectiva de viaje”, asegura.




Durante la fiesta conoció a varias personas que le comentaron lo espectacular que eran los lugares de Sudamérica “conocía la idea de lo que significa viajar, sin saberlo”, dice.

Según relata Iván, la experiencia del Inti Raimi le permitió romper la timidez cuando tuvo que hablar con personas desconocidas, especialmente, extranjeros.

Conociendo la ‘mochila’

Iván conoció la mochila en el viaje, a medida que conocía más personas que estaban en esa misma idea. “La mochila como tal “es llevar la casa en las espaldas, prácticamente, porque después de un tiempo me ponía a pensar y a ver que había muchas cosas que me sobraban dentro de mi casa (mi mochila), pero tenía todo lo necesario para vivir”, asevera.

Y agrega:

“Como empecé como mochilero normal acumulé cosas que no eran necesarias para el viaje, recuerdos para la familia. Afortunadamente, cuando llegué a Brasil, un primo que estaba allá y regresaba a Colombia me trajo algunas cosas que tenía demás. La mochila la conocí viajando y conociendo gente”, recuerda.

Durante el viaje, su grande aliada eran un mapa y su celular en donde miraba las recomendaciones para llegar a un lugar. “ello me permitió escoger el tiempo que quería permanecer en un sitio, sin tener que devolverse cuando las empresas de turismo lo determinan”, dice.

“Una de las grandes razones por las cuales salí de mochila fueron conocer en serio, a flor de piel, las diferentes culturas, porque muchas veces nos cegamos con la información que recibimos de otros países, entonces es romper con los esquemas que nos hemos creado a lo largo de la vida”, asegura.

Por ejemplo, “a mí me parece que es equivocada la información que se recibe por los medios de la cultura de otro país. Por ejemplo, había creado una imagen de los argentinos que no es la real, pensaba que eran hartos, pedantes, pero en Montañita, Ecuador, cuando empecé a viajar solo, por primera vez, en un hostal, con la primera persona que me encontré fue con un argentino, fue increíble, fue el primer rompimiento de todo lo que tenía en mi cabeza porque fue una persona súper amable, sentí como si me hubiera recibido un familiar en casa”, recuerda.

Los inconvenientes por ser colombiano

Confrontar las creencias que tenemos de los demás sudamericanos es un reto para el viajero: “como colombiano tuvo inconvenientes en las fronteras debido a los estereotipos que los medios crean en las novelas y los noticieros, en varios lugares lo relacionan como violento y con la droga, dice.

Según relata, por ejemplo, en la frontera entre Perú y Bolivia: “pase mi pasaporte a la señorita, quien no me miro, no me alzo la mirada ni me saludo, nada. Solo miro mi pasaporte y grito: ‘jefe’ y salió un militar quien le dijo: ‘qué paso’. La mujer le respondió: ‘un casito’, colombiano. El militar me dijo, joven acompáñeme a un cuarto donde hubo muchas preguntas, me solicitaron pasaporte, pasado judicial y casi no me dejan entrar a Bolivia, solo porque era colombiano”, recuerda.

Y agrega:

“Cuando viajaba en bus junto con otra amiga, yo era siempre el último en llegar al bus porque me detenían, porque eran preguntas y preguntas. En el norte de Paraguay a Bolivia en la salida me quitaron dos libros, uno sobre la dictadura de argentina, un regalo que me hicieron en el país austral; y otro relacionado a la guerra. En ese entonces se estaba transmitiendo una novela colombiana de los narcos”, dice.

Las experiencias y riesgos en el viaje

Siempre hay riesgos al viajar. No tuvo malas experiencias y en general le fue bien. “a mí nunca me paso nada”, afirma.

Al preguntarle sobre cuál experiencia fue la mejor, Iván responde que todas, sin embargo, tras unos segundos de silencio dice: “enfrentarse a la soledad, fue una experiencia ‘reloca’. Estaba acostumbrado a estar rodeado de amigos. Cuando empecé a viajar estaba solo y definía los lugares por donde quería ir, donde quería estar. Era mi autocontrol y mi autodecisión”, asevera.

Otras de las experiencias fue la de salir a “echar” dedo en Chile, Ecuador, Argentina, Paraguay. También tocar guitarra y cantar en restaurantes. “esas son las experiencias más locas que no se me van a olvidar y que me hicieron crecer mucho. Creo que fueron miedos que tenía interiorizados”.

La soledad como compañera

Pasar fechas especiales como navidad es una experiencia dura (2014), paso 24 de diciembre en Brasil con un primo, el 31 paso con algunos amigos que conoció, pero le faltó el año viejo, el baile en familia, ese día fue muy duro. “Al final, terminé solo recibiendo el año nuevo, en el mar.  Sin embargo, en el segundo año fue mejor”, recuerda.

“La soledad es un estado que todas las personas debemos vivirlo, para aprender encontrar los límites y saber qué es lo que lo llena en realidad por dentro y encontrar las bases de su propia felicidad”, dice.

Así es viajar ‘a dedo’

“Al principio es miedo y vergüenza. Estamos llenos de vergüenza. Salir a la carretera y estirar la mano, el dedo, da pena. Inicie en el norte de Chile. Estire la mano con vergüenza, pero luego que nos paró el primer auto, todo empezó a cambiar. es una experiencia increíble porque cuando se viaja a dedo, por el mismo hecho de estar en mismo auto o camión de otra persona, te obliga hablar, al menos para darle las gracias. Sabiendo que vas a pasar horas de horas con esa persona en una cabina ‘chiquitica’, eso te obliga a compartir experiencias de vida y viaje. Y a conocer las culturas del país que lo viven diariamente”, expresa.

Y agrega:

“Todos los países son diferentes, que elegir uno de ellos es difícil”

Iván también relata que hizo voluntariados en fincas para sobrevivir. La comida en general, la que más le gusto, fue la de Perú, donde probó y tomó jugo de Rana, tuvo que escoger las dos ranas en el mercado: “concentrándome en el sabor hasta sabía rico”, dice entre risas.

Las veces que padeció hambre

Iván asegura que nunca sufrió hambre. Siempre había arroz con atún o con pasta. Con los camioneros con los que viajaban, ellos tenían kit para cocinar, ellos les compartían. “cada vez que parecía que iba a sufrir hambre siempre encontraba donde cocinar o alguien le ayudaba”.

Lo maravilloso de llegar a otro país

La experiencia de llegar a otro país o un lugar “es maravilloso, todo es nuevo. Pero se debe tener la mentalidad abierta para encontrarse con lo que sea, tener la energía de descubrir todo eso; tener un sentido de descubrimiento, es muy lindo”.

Y dice: “No es el paisaje lo que hace más bonito el lugar sino las experiencias que uno vivió en ese lugar”.

La red social como un aliado de viaje

De acuerdo a la experiencia de viaje, la Red social de viajeros Couchsurfing International le fue de gran ayuda. Se trata de un “empresa comercial estadounidense con sede en San Francisco que ofrece a sus usuarios intercambio de hospitalidad y servicios de redes sociales. https://www.couchsurfing.com/

“Se llega a la casa de un local, no se es un turista normal pues no se llega a un hotel sino a una casa de familia. Es una red alternativa al turismo normal. Las personas como siempre han vivido en esos lugares, recomiendan cosas que nunca antes has visto en la vida y que no ofrecen los planes de turismo tradicional”, dice.

La red Couchsurfing funciona a través de las referencias, de las experiencias que narran los huéspedes.

La sueca y ‘la aguaguada’ como su principal compañera de viaje

Antes de salir de Pasto, Iván tenía pensado en llevar su guitarra, pero no pudo debido a que estaba quebrada “La guitarra es una compañera porque si no tengo a nadie y viajo solo me pongo a tocar. Me miraba tocando en la playa, mirando el amanecer, el atardecer Me parecía muy genial”, asevera.

Sin embargo, para cumplir con ese sueño, “en un hostal en Montañita, Ecuador, una chica que esta hospedada allí, me dijo: en dos semanas me regresó a Suiza, y tengo una guitarra conmigo, si quieres te la regalo, puede que te sirva más que a mí. A los pocos días, me la regaló la guitarra, le escribió una frase y la firmó”, recuerda.

La frase dice: “La felicidad no existe sino es compartida, y la música y el viaje son compartidos”, Fred.

Así fue como en Montañita encontró a su compañera, una guitarra pequeña “la aguaguada” que lo acompañó por muchos meses y es testigo de una experiencia de viaje que jamás olvidara.

Recuerde visitar otras secciones y publicaciones de nuestro sitio. Le agradeceríamos que comparta los artículos para que más personas puedan leerlos. Le invitamos para que mire el siguiente video que es de vital importancia para todos:

To Top