Voces ciudadanas

Motociclistas en Pasto se han convertido en un problema sin dolientes

Sin temor a equivocarme puedo expresar que todos los conductores hemos tenido algún percance con este tipo de vehículos que nos ha generado problemas ante las autoridades competentes

Motociclistas en Pasto se han convertido en un problema sin dolientes

Por Pablo Emilio Obando A.

En la última década se ha podido percibir en las ciudades el incremento de las motocicletas y su incidencia en la fluidez vehicular y la tranquilidad ciudadana. Y, la verdad, no ha sido para nada bueno; los índices de accidentalidad así lo demuestran por cuanto en más del 70% de los accidentes está involucrado un motociclista.  Sin temor a equivocarme puedo expresar que todos los conductores hemos tenido algún percance con este tipo de vehículos que nos ha generado problemas ante las autoridades competentes.

Pero más grave aún es  la complacencia de las entidades e instituciones encargadas de velar por la seguridad y tranquilidad en las vías públicas ante las múltiples violaciones de las normas que al respecto nos rigen y que son de obligatorio cumplimiento y acatamiento. Y lo expresamos por cuanto lo vemos todos los días y en diferentes partes de la ciudad.

Más Voces

Al respecto el Código Nacional de Tránsito vigente expresa que “Los vehículos deben transitar, obligatoriamente, por sus respectivos carriles, dentro de las líneas de demarcación, y atravesarlos solamente para efectuar maniobras de adelantamiento o de cruce”. Manifiesta igualmente que “Todo conductor, antes de efectuar un adelantamiento o cruce de una calzada a otra o de un carril a otro, debe anunciar su intención por medio de las luces direccionales y señales ópticas o audibles y efectuar la maniobra de forma que no entorpezca el tránsito, ni ponga en peligro a los demás vehículos o peatones”.  Letra muerta para los motociclistas que violan flagrantemente las normas sin que autoridad alguna las haga respetar. Y la accidentalidad aumenta, justamente, por la sencilla razón que los motociclistas, ante la ausencia de una mano firme e investida de autoridad, hacen lo que se les venga en gana: adelantan por donde se les ocurra, no utilizan señales o direccionales, se meten entre los vehículos, adelantan, y hasta retroceden, en zig-zag, y en fin proceden como si entendieran que las autoridades no actuarán para sancionar este tipo de procederes que ponen en riesgo la vida y la seguridad de otros conductores.





Me tomé la molestia de realizar un video en una calle cualquiera de nuestra ciudad. En él puede observarse el caos vehicular que se genera debido a la violación flagrante de las normas de tránsito. Me permito transcribir para las autoridades competente lo estipulado en el Código Nacional de Tránsito, en referencia a los motociclistas: “Deben transitar por la derecha de las vías a distancia no mayor de un (1) metro de la acera u orilla y nunca utilizar las vías exclusivas para servicio público colectivo”. Esta norma es clara cuando expresa que “Deben respetar las señales, normas de tránsito y límites de velocidad. No deben adelantar a otros vehículos por la derecha o entre vehículos que transiten por sus respectivos carriles. Siempre utilizarán el carril libre a la izquierda del vehículo a sobrepasar”.

Me permito hacer un llamado a las autoridades de tránsito para que hagan respetar estas normas y se mejore la movilidad urbana.  Que no veamos más motociclistas entre los vehículos, que no les permitan adelantar mediante maniobras riesgosas y peligrosas, que esos zig-zag que tanto estresan se sancionen ejemplarmente.  Estoy seguro que la ciudadanía, especialmente los conductores de autos, apoyaremos incondicionalmente este tipo de actuaciones y rodearemos a nuestras autoridades.

Más Noticias

En este video podemos observar una escena común de cualquier calle de la ciudad, el actuar irresponsable y peligroso de los motociclistas y su incidencia en los altos índices de accidentalidad. Creo que llegó la hora de hacernos la vida más amable, de hacer respetar el Código Nacional de Tránsito, de impedir que los motociclistas se metan entre los automóviles y adelanten en zig-zag.  Las autoridades tienen la palabra y los mecanismos necesarios para hacer cumplir las normas, espero, como cualquier ciudadano del común, que estas escenas sean cosa del pasado y que manejar sea un acto placentero y no un generador de estrés y miedo.  Además, hacer cumplir las normas es una obligación de las autoridades y los funcionarios, hagamos de nuestra ciudad un mejor lugar aplicando las normas correspondientes.

Voces Ciudadanas es un espacio para que nuestros lectores opinen y comenten sobre los acontecimientos cotidianos de manera libre e independiente. Esta sección no compromete ni indica el pensamiento o la opinión de narino.info.

Síguenos, y mantente informado de lo acontecimientos más recientes!

To Top